Boletín

Los chiringuitos continúan su lucha contra la venta ambulante en las playas de Barcelona

La Asociación de Chiringuitos de Barcelona muestra su enfado ante la crecida de los vendedores ambulantes en el litoral barcelones

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:00

Los propietarios de los chiringuitos de la playa de Barcelona denuncian el crecimiento anual de la venta ambulante que se ha desplazado del centro de la ciudad a la zona del litoral de la ciudad condal y que cada vez se están más horas, desde primera hora de la mañana hasta la noche.

El presidente de la Asociación de Chiringuitos de Barcelona, Israel Flores, indica que los vendedores ambulantes cada vez sofistican más sus métodos de venta para confundir a los turistas que se encuentran en las playas, utilizando camisetas con los mismos colores que los miembros de la asociación. Los clientes, en ocasiones, llegan a presentarse delante de los chiringuitos para reclamar i presentar quejas sobre el mal estado de las bebidas, que en ningún momento han sido vendidos por los trabajadores de los chiringuitos.

Así mismo, los empresarios afirman que volveran a contratar personal externo para erradicar la presencia de estos vendedores ilegales y que se unirán al ya operativo Grupo de Playas de la Guardia Urbana.

Sin respuesta de los vasos biodegradables por parte del Ayuntamiento

Israel Flores, también ha indicado la problemática que hay con la propuesta de los vasos biodegradables, ya que aún no han obtenido ninguna respuesta por parte del Ayuntamiento. Esta propuesta consiste en ofrecer vasos de plástico reutilizables, que una vez utilizados, los clientes puedan llevarlos de nuevo a los chiringuitos y se les devuelva una parte del dinero. Se trata de un sistema que, según Flores, “no funciona en la playa, ya que no es práctico” y que es un método que “funciona únicamente en conciertos y verbenas”.

El mal tiempo provoca uno de los peores inicios de temporada

Por otro lado, el presidente de la Asociación de Chiringuitos de Barcelona, ha señalado que el mal tiempo de los fines de semana de Mayo ha provocado que los chiringuitos hayan facturado por debajo de las previsiones marcadas, llegando a marcar unos de los peores arranques de temporada. Por eso mismo, los chiringuitos pidieron al Ayuntamiento la posibilildad de poder adelantar su apertura, establecida a partir del domingo de Ramos i variable según la Semana Santa, sin contar tampoco con una respuesta por parte del consistorio.