Las protestas de los 'chalecos amarillos' causan atascos quilométricos en La Jonquera

El colectivo de transportistas es uno de los más afectados por las retenciones, muchos llevan parados desde el domingo y ven poco probable dejar la mercancía en su punto de destino para la fecha prevista

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:11

La autopista AP-7 entre Campany y la Jonquera registra colas de hasta once kilómetros en sentido norte, según ha informado el Servei Català de Trànsit. El causante de las retenciones es una manifestación de los llamados 'chalecos amarillos', colectivo que encadena protestas desde el pasado 17 de noviembre contra el alto precio de los carburantes y la pérdida de poder adquisitivo en Francia. Las acciones del colectivo han causado complicaciones en el tráfico de la zona durante todo el fin de semana, incluyendo también el colapso de la circulación en la N-II en Llers, en el Alt Empordà donde decenas de vehículos están atrapados desde primera hora. 

Entre los más afectados està el colectivo de camioneros y transportistas. Muchos aseguran que llevan atascados desde el domingo, y ven poco probable que puedan llevar a tiempo las mercancias a su lugar de destino. Ante la imposibilidad de avanzar en las retenciones, las zonas de aparcamiento cercanas y los propios camiones se han convertido en un lugar de alojamiento. Los Mossos d'Esquadra están realizando diversos desvíos para minimizar el efecto de las retenciones. 

Afectaciones en el comercio

Los comerciantes de El Pertús y La Jonquera aseguran que las movilizaciones que llevan en marcha desde el pasado 17 de noviembre, han provocado una caída del 70% en el comercio de la zona. Comparten gran parte de las reivindicaciones de los 'chalecos amarillos' porque "los impuestos en Francia son muy altos". Sin embargo, recuerdan que la mayoría de los clientes de la zona, más del 95%, son franceses. En este sentido, esperan que el cierre de peajes acabe lo antes posible porque está afectando un periodo importante de ventas como es la campaña de Navidad. Prueba de ello es que, por ejemplo, en los parkings de El Pertús suele haber 150 coches de clientes, mientras que el primer día de protestas el número de vehículos apenas superaba los 17. Igual pasa en el caso de los autocares que han pasado de la habitual trentena, a menos de un tercio. Una situación que para muchos comerciantes es "comparable" con la que se vivió cuando se produjo el atentado de París. 

Lo más