COPE

Investigada la esposa del empresario audiovisual Josep Maria Mainat por intentar matarlo

Angela Dobrowolski, supuestamente, intentó acabar con la vida de uno de los creadores de Gestmusic por una multimillonaria herencia

Un juzgado investiga si la mujer de Josep Maria Mainat intentó asesinarle

11/06/2020 Josep Maria Mainat acude al tanatorio Sancho de �vila donde se encuentran los restos mortales de Rosa María Sardá, en Barcelona a 11 de junio de 2020.

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:18

Se investiga el presunto intento de asesinato de Josep Maria Mainat, el exintegrante de la Trinca y fundador de la productora de televisión Gestmusic. Su esposa es la investigada del caso, los Mossos d'Esdquadra, según ha informado La Vanguardia, tiene pruebas suficiente como para acusar a Angela Dobrowolski, de 37 años, de un intento de homicidio a través de la inyección desmesurada de insulina. Supuestamente, la esposa de Mainat pretendía matar a su marido a través de esta sustancia aprovechando que su marido es diabético, una situación que acabó dejando a la víctima en coma. El móvil que desencadeno la tentativa de homicidio, según la policía, fue la multimillonaria herencia del humorista que no iba a recibir la mujer si Mainet realizaba los trámites de divorcio.

Después de pasar a disposición judicial la investigada quedó en libertad con cargos, investigada por tentativa de asesinato con alevosía. La investigación está a punto de concluir, los Mossos d'Esquadra presentaron un atestado en el que se clarifica que Dobrowolski trazó un plan para acabar con la vida de su esposo, 72 años.

La pareja hacía medio años que ya no vivían juntos, tras algún encontronazo Mainat empezó a preparar junto a sus abogados los papeles del divorcio. En el testamento se especificaba que si el contrato matrimonial concluía o estaba en trámites de hacerlo, Dobrowolski quedaba excluida del testamento. Ella se dio cuenta de la coyuntura hereditaria. Para los investigadores este fue el desencadenante de los sucesos posteriores que acabaron con Mainet en coma.

La madrugada del 23 de junio fue el momento elegido por Dobrowolski para acabar con la vida de su marido. Tras una cena en casa de Mainat, Sant Gervasi, junto a sus dos hijos, de 4 y 8 años, la mujer que debía dormir con los pequeños aprovechó que su marido yacía dormido en su habitación para proceder a inyectarle la insulina. Cinco cámaras de videovigilancia que están repartidas por el domicilio captaron como, durante la noche, ella entró varias veces en el dormitorio de Mainet, supuestamente para asegurarse de que este estuviera dormido. Posteriormente se la ve detrás de la puerta del frigorífico preparando, presuntamente, la dosis que iba a administrarle a su esposo. Según el atestado de la policía, la mujer aprovechó que Mainet estaba dormido para entrar en su habitación y administrarle las inyecciones. Para asegurarse de que él no se alertaba, justifico las inyecciones como unas dosis que contenían vitaminas y una sustancia para adelgazar, elementos que, sin embargo, no provocan una bajada de azúcar. El afectado, que es diabético, entró en un cuadro de hipoglucemia, una bajada de azúcar y luego en coma.

Otro elemento que levanto las sospechas de los Mossos d'Esquadra fue el extraño uso que registró el glucómetro de la víctima, un aparato que utilizan los diabéticos para medir el nivel de azúcar. Dobrowolski utilizó el glucómetro varias veces durante la noche, sin percatarse de que el aparato registra todas las mediciones que se hacen, de esta manera, la investigada dejó un rastro inequívoco de su actividad nocturna. Hasta cinco veces se midió el nivel de azúcar entre la 1:20 h y las 2:41 h. Los niveles de azúcar bajaron hasta el punto que había riesgo de muerte, pero la mujer no hizo nada. Simplemente esperó.

Tras 20 minutos, llamó a la ambulancia. La teleoperadora del SEM le pidió a la mujer que le diera a su esposo azúcar para revertir su estado, a lo que ella respondió asegurando que no tenían azúcar. Según los Mossos, la llamada fue un burdo intento de encubrirse. Como el último registro del glucómetro, la policía constató que el nivel de azúcar estaba dentro de los parámetros normales, algo inusual, prácticamente imposible, teniendo en cuenta la evolución del estado hipoglucémico de Mainet. De hecho la ambulancia encontró a la víctima en coma. Los Mossos concluyen que la esposa se midió ella misma para encubrirse alegando que los niveles de su marido eran normales.

Mainet fue ingresado en el hospital, donde se recuperó al cabo de dos días.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar