COPE

Confirmada la presencia de la avispa asiática en las Tierras del Ebro después de un ataque a polillas

Los apicultores reclaman a la administración que actúe con celeridad para localizar y destruir los nidos antes de que se esparza

Fotografía de una avispa velutina, comunmente conocida como avispa asiática, cerca de Santiago de Compostela -

Fotografía de una avispa velutina, comunmente conocida como avispa asiática, cerca de Santiago de Compostela - EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:27

La avispa asiática ya sobrevuela y amenaza la población de abejas de las Tierras del Ebro. Agentes Rurales han confirmado su presencia después de que, la semana pasada, dos apicultores sorprendieran varios ejemplares de esta peligrosa especie invasora atacando a sus polillas en dos espacios de la sierra de Cardón. Establecida desde hace un año y medio en el Baix Penedès –se han encontrado también en el Priorat y lo Tarragonès- son los primeros ejemplares vistos en las Tierras del Ebro, la principal zona apícola de Cataluña. Los abejeros, que avisan también de los problemas ambientales y sociales de esta presencia, reclaman en la Generalitat actuaciones rápidas para detectar los nidos y frenar su expansión.

Cuando Lluís Casanova, apicultor del Perelló, visitó hace unos diez días la media docena de cajas que mantiene a la sierra de Cardón, en el término municipal de Benifallet, vio con azoramiento como varias avispas invasoras se mantenían suspendidas en el aire, a unos ocho centímetros de las aperturas inferiores, esperando la salida de las abejas al exterior para capturarlas y comérselas.

Después de confirmar con la Cooperativa Apícola Tarraconense que, efectivamente, se trataba de la especie invasora y comunicarlo al Departamento de Agricultura, los Agentes Rurales procedieron a inspeccionar la zona para corroborar el hallazgo. De hecho, Casanova no fue el único propietario de cajas en la zona de Cardón que localizó la presencia de la temida y conocida también como avispa velutina. A poca distancia -poco más de un kilómetro y medio-, pero al término municipal de Tivenys, un apicultor de Rasquera había vivido pocos días antes una situación similar.

El hallazgo llega después de años de numerosos avisos infundados e inspecciones falladas por parte de los Agentes Rurales, que a pesar de los supuestos avistamientos todavía no habían conseguido contrastar de forma fehaciente la presencia de este peligroso invasor en el territorio. En algunos casos, se había confundido la avispa asiática con la autóctona avispa xana o crabro, de medida incluso superior a la invasora, pero inofensiva para la colonia apícola.

A raíz de los avisos a Cardón, varios efectivos se han desplazado ya varias veces sobre el terreno para inspeccionar el en torno a las polillas en busca del nido, sin ningún resultado. Fuentes del cuerpo descartan, pero, trampear la zona y recuerdan que, una vez las avispas establezcan nidos –esféricos de grandes dimensiones y situados a las copas de los árboles- será más fácil detectarlas.

De momento, los Agentes Rurales ya han informado a los productores y la Cooperativa del protocolo establecido al respeto por la Generalitat, que sugiere que sean los mismos afectados los encargados de trampear las zonas próximas en las áreas con métodos selectivos. Sí que se han comprometido a colaborar cuando en la eliminación de nidos cuando puedan afectar la seguridad pública.

La idea, pero, no satisface en absoluto al sector. "Somos los primeros afectados, pero pedimos la implicación del Departamento de Agricultura: que esté nuestro lado, que trampee y se pose en el frente. Es un problema de todos, que nos quieren cargar a los apicultores, pero es también social: esperamos no llegar a ver muertos por picaduras", afirma el presidente de la Cooperativa, Jordi Brull, recordando algunos casos de víctimas registrados a la zona norte de la península. Además, según reconoce también a su protocolo la Generalitat, la presencia de la avispa contribuye a reducir la biodiversidad y limitar la polinización de las plantas.

Los abejeros creen que es ahora, justamente cuando se acaban de encontrar los primeros ejemplares, el momento de sumar esfuerzos y atacar los invasores. Los nidos construidos entre la primavera y el verano pueden acabar multiplicando la población después del invierno, más encara si no registra temperaturas muy bajas, como es el caso del territorio. "Ahora hay muy pocas, están concentradas e igual en la primavera del nido salen centenares de reinas que pueden colonizar els Ports, la sierra de Cardón o Tivissa. Mientras tengan humedad se esparcirán. Si podemos parar el problema antes de que lo hagan, será media guerra pasada", reflexiona.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE