Condenado a 45 años de prisión el cazador que mató a dos agentes rurales en Aspa (Segrià)

La Audiencia Provincial de Lleida sentencia a Ismael Rodríguez a 22 años de cárcel por cada asesinato y un año por tenencia ilícita de armas

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:58

La Audiencia de Lleida ha condenado a 45 años de prisión a Ismael Rodríguez, el cazador acusado de matar a los agentes rurales Xavier Ribes y David Iglesias en Aspa (Segrià), el 21 de enero de 2017. El tribunal le condena "como autor criminalmente responsable de dos delitos de asesinato en concurso ideal con un delito de atentado a agentes de la autoridad, concurriendo la circunstancia atenuante de la responsabilidad criminal de confesión".

La Sala ha considerado probado que, cuando ambos agentes se identificaron, Ismael Rodríguez  “se giró hacia ellos y con el ánimo de acabar con su vida y menoscabar su autoridad de forma sorpresiva y sin que tuvieran ninguna posibilidad de reacción defensiva les apuntó y disparó a los dos." Los informes forenses y de balística determinaron que las víctimas recibieron un total de cuatro tiros, todos en zonas vitales. Sin embargo, el modelo de escopeta -una Benelli Rafaello- que utilizó sólo permite disparar tres balas seguidas, lo que prueba que el acusado recargó durante los asesinatos.

El jurado popular negó la posibilidad que cometiera ambos crímenes para ocultar la falta de permiso de armas. Sí le declararon culpable de asesinato con alevosía y atenuante de confesión, descartando la posibilidad de una alteración psíquica que la impidiera saber qué estaba haciendo cuando disparó.

La sentencia también incluye, a parte de las penas de cárcel, una indemnización de 990.000 euros a las familias de los agentes en concepto de responsabilidad civil y seis meses de multa de seis euros diarios por un delito contra la flora y fauna. Además, el fallo ha condenado a una pena de 9 meses de cárcel al otro acusado, Miguel Ángel Fernández, como cooperador necesario en el delito de tenencia ilícita de armas. Fernández era amigo de Ismael Rodríguez y propietario de la escopeta utilizada, que dejaba en poder del asesino confeso.

Tras escuchar el veredicto, la fiscalía solicitó 46 años de cárcel; las acusaciones, 51, y la defensa, 40. Finalmente, el juicio que comenzó el 21 de enero, dos años después del día de los hechos, la Fiscalía ha concluido el fallo con una condena de 45 años de cárcel, tres menos de la propuestos inicialmente. Ismael Rodríguez cumplirá un máximo de 40 años en prisión. 

Lo más