Colau no volará a menos de 1.000 kilómetros si hay una alternativa en tren inferior a 7 horas

La alcaldesa de Barcelona pide electrificar el Puerto y el Aeropuerto y eliminar las exenciones sobre el queroseno

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 17:29

El Gobierno de Barcelona, liderado por Ada Colau, ha tomado la decisión de no usar el avión para desplazarse a distancias inferiores a 1.000 kilómetros que tengan alternativas ferroviarias inferiores a siete horas, menos en casos excepcionales.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, considera que, aunque es una decisión a la que no les obliga nadie, "es necesaria y ejemplar". Además, ha animado a otras administraciones y empresas a sumarse a la idea de que "donde hay un vuelo que contamina y un tren que no contamina, hay que escoger la segunda opción". También ha recordado que este miércoles se decretará la emergencia climática en la ciudad de Barcelona.

Así, el Ayuntamiento propone eliminar los vuelos cortos con alternativas ferroviarias, eliminando así las exenciones al queroseno y avanzar en la electrificación del Puerto y del Aeropuerto para beneficiar la generación de renovables. Dichas demandas se harán mediante la mesa de emergencia climática y a partir de los espacios de diálogo y coordinación existentes, que se llevarán a cabo con la presencia del Puerto, el Aeropuerto, el Estado y la Generalitat. 

La actividad vinculada al Aeropuerto y Puerto de Barcelona genera un total de 12,9 toneladas anuales de CO2, cuatro veces las emisiones totales de CO2 emitidas por la Ciudad Condal. Ante esta situación, y en relación con el Aeropuerto, la Generalitat pide electrificar las flotas de tierra, instalar más de 400.000 metros cuadrados de paneles solares y potenciar su conexión con la ciudad a través del transporte público.

Lo más

En directo

Recomendados