COPE

12-11-20

El último árbol del paraiso de Emma Lira

En El último árbol del paraíso se habla mucho de religión, pero siempre dejando claro que, al final, da igual tu credo o tu biblia porque todos servimos al mismo Dios

Audio

MIGDIA COPE CATALUNYA I ANDORRABARCELONA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:59

Emma Lira nos transporta a un territorio exótico lleno de aromas y sabores en “El último árbol del paraíso”, una historia que nos demostrará que no se puede luchar contra el destino y que la civilización no es tan civilizada como su nombre indica, hoy en Migdia Cope Catalunya i Andorra hemos hablado con Emma Lira. Como nos cuenta la autora ,todo empieza en Hornachos, Extremadura, 1756. Con la mirada más azul que ese mar que tanto ansiaba surcar, Gabriel empezó a darse cuenta de que ser el tercer hermano en una familia sin demasiados recursos, no le dejaba muchas opciones de cara al futuro más que la de ser entregado —como si fuera un objeto— a la Iglesia. Así pues, a sus once años, y acompañado de su hermano Alvar, entró en el colegio de jesuitas de Llerena. Allí, pronto demostró tener un talento innato para todo tipo de trabajo hortícola y, asimismo, una gran habilidad con hierbas aromáticas y especias y a ello consagró sus estudios y su vida.La otra protagonista es Cintia. Ternate, Islas Molucas, 1756. Criada con su tía, de procedencia española, y por su tío, un rico comerciante holandés líder de la VOC (Compañía Holandesa en las Indias Orientales), nunca tuvo claro cuál era su sitio en el mundo. Sabía que no era como su prima Cornelia, una rica heredera, pero tampoco como su fiel amigo Ismail, hijo de su nodriza Ibu. Cintia era mestiza y bastarda, una mala combinación en los tiempos que corrían. Emma Lira nos ofrece una historia de aventuras, de sentimientos, de aromas. Narrada en ocasiones como si de un cuento se tratara, nos adentrará en una época donde el colonialismo y el comercio abundaban por doquier. Hombres para los que solo había una motivación: el poder, que en este caso va de la mano del dinero. De ser el que más vende y al mejor precio. En El último árbol del paraíso se habla mucho de religión, pero siempre dejando claro que, al final, da igual tu credo o tu biblia porque todos servimos al mismo Dios. Aun así, el ser humano tiende a interpretar la doctrina a su manera y a ser intransigente con quien opine lo contrario. La prosa de Emma está cuidada al mínimo detalle, sus magníficas descripciones nos embriagarán de los aromas de la isla, consiguiendo que logremos percibir ese picor y esa dulzura que tiene, esa mezcla tan propia, tan llena de contrastes, que hicieron de esta especia, el clavo, el objeto de deseo de comerciantes de todas las partes del mundo, que se la disputaron con el único fin de monopolizar su mercado y hacer así que su precio subiera y subiera cada vez más.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo