COPE

CURIOSIDADES

¿Conoces el origen de la expresión "no tener dos dedos de frente"?

Franz Joseph Gall, un pseudocientífico del S.XIX, estaba convencido de que cuanto más ancha fuese ésta más inteligente era el individuo.

Audio

La Linterna CatalunyaBarcelona

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:23

Alfred López és divulgador científic y autor de la saga de libros de curiosidades "ya está el listo que todo lo sabe". Cada lunes nos explica, en La Linterna Catalunya, unas cuantas curiosidades.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘no tener dos dedos de frente’?

Franz Joseph Gall fue uno de los más relevantes, a la vez que polémicos, anatomistas que desarrolló gran parte de su trabajo durante el primer cuarto del siglo XIX. Una de sus teorías más notable fue la frenología, una supuesta ciencia (que realmente era una pseudociencia) capaz de predecir el carácter, rasgos, anomalías mentales, aptitudes y personalidad de una persona a través del tamaño, forma y protuberancias de la cabeza.

Entre las muchas demostraciones que intentó hacer con el fin de argumentar sus teorías, está la que la persona que poseía determinado tipo de cráneo tenía unas dotes innatas para el cálculo numérico, algo a lo que llamaba protuberancia de las matemáticas.

Otra de sus conjeturas versaba sobre el tamaño de la frente, estando convencido de que cuanto más ancha fuese ésta más inteligente era el individuo, algo que hizo pensar a aquellos que creían en su pseudociencia que cuanto menos frente se tuviera sería a la inversa. Por esa razón no tardó en ponerse como ejemplo que aquellos que tenían una frente estrecha con un ancho menor a dos dedos eran menos inteligentes.

La expresión «no tener dos dedos de frente» se popularizó llegando hasta nuestros días como sinónimo de persona limitada y de pocas luces.

¿De dónde proviene la expresión ‘Ídolo con pies de barro’?

Suele utilizarse la expresión ‘Ídolo con pies de barro’ (e incluso ‘Gigante con pies de barro’) para señalar la vulnerabilidad y fragilidad de algo o alguien, a pesar de tener una apariencia fuerte y sólida.

El origen de la locución la encontramos en el Antiguo Testamento, más concretamente en el Libro de Daniel (pasaje 2:26-45) en el que este profeta explica el episodio en el que el rey de Babilonia, Nabucodonosor, tuvo un sueño en el que aparecía una gigantesca estatua hecha por diversos elementos: la cabeza era de oro, el torso de plata, la caderas de bronce, las piernas de hierro y los pies eran de barro cocido. Una piedra cayó rodando hacia la escultura, chocando contra los pies y haciéndola desmoronarse, debido a la fragilidad del elemento con la que se había hecho la base, por muy fuertes y sólidas que fueran las del resto del cuerpo.

¿Conoces el curioso ‘efecto Ding Hai’?

Imagina que cada vez que se emitiera por televisión una serie o película protagonizada por tu actor favorito la Bolsa tuviese pérdidas millonarias. Pues eso mismo es lo que le viene ocurriendo con el actor Adam Cheng desde 1992.

Ese año, la televisión de Hong Kong estrenó el serial ‘La codicia del hombre’ en el que Cheng era uno de los protagonistas e interpretaba el papel de Ding Hai, un ambicioso inversor que amasaba una inmensa fortuna comprando en mercados bajistas. Coincidiendo con la emisión, la Bolsa de Hong Kong registró una espectacular caída.

Lo peculiar del caso es que en noviembre de 1994 Cheng estrenó otra serie y coincidió con otro desplome de más de dos mil puntos. Fue entonces cuando a alguien se le ocurrió bautizar este curioso hecho como ‘efecto Ding Hai’ y comenzó a observar las fechas en las que se emitía algún programa en el que apareciera el actor para contrastarlo con los datos bursátiles de ese día.

En los siguientes años (1996, 1997, 1999, 2000, 2004, 2005, 2007, 2009, 2012, 2013 y 2015) cada vez que se estrenaba una serie en la que aparecía Adam Cheng los valores bursátiles sufrían un desplome.

Pese a esa fama de gafe para los inversores, el actor sigue siendo uno de los más conocidos y prestigiosos de Hong Kong, y no le falta trabajo. En contra de su leyenda negra, lo cierto es que en una ocasión (2006) estrenó la serie Bar Bender y la Bolsa subió 258 puntos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar