COPE

Quim Paüls en Esports COPE: "Pongo a Trullols a la altura del mejor del mundo"

Recordamos al que fuera portero del Barça, fallecido este lunes a la edad de 72 años.

Audio

EFE@silviagol

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:21

La muerte del que fuera portero del Barça y la selección española de hockey sobre patines, Carles Trullols, deja a este deportes sin uno de los mayores referentes para los guardametas de nuestra generación.

Su enorme seguridad bajo los palos, y un estilo ciertamente peculiar para la época para defender su área con todo tipo de estratagemas y movimientos, creó escuela y sirvió, sin duda, para forjar grandes porteros, como Carles Folguera o Joan Ignasi Edo al cabo de unos años, pero influyó también en otros que tenían pocos años más que él, como el recordado José Luís Huelves.

Nacido en Barcelona un 17 de septiembre de 1948, Trullols se empleó a fondo tanto en el deporte, entonces del todo "amateur", como en los estudios, llegando a graduarse en Derecho, pero su obsesión por todo lo que movía al hockey la vivió siempre, incluso tras retirarse en 1983.

Nadie podía imaginar que aquel niño que llegó a los Maristas de Sant Joan de Barcelona acabaría convirtiéndose en portero, un puesto siempre olvidado y de gran responsabilidad, pero enseguida empezó a despuntar, primero en el equipo del Magnetos, al que llegó con 18 años de edad.

Tras dos temporadas en el equipo, le fichó el Vendrell y allí empezó su periplo por la gloria, entonces aún incipiente, pues el Espanyol se fijó en él para llevárselo en 1969, entonces un club que atesoraba 11 Copas de España y que, aquel mismo año, terminaría subcampeón de la Liga española tras el Reus Deportiu.

Tres años más tarde, con el conjunto "perico" claramente a la baja, Trullols ya era un portero con futuro relevante y el Cerdanyola, otro de los "grandes" de la época, se lo llevó al Vallès, con el que llegó a disputar la final de la Copa de España en 1973, cayendo ante el Reus.

Cuando el Cerdanyola bajó a Primera Nacional Española en 1975, Trullols jugó dos temporadas en el Vilanova, club con el que se metería de lleno en el escaparate mundial, logrando el subcampeonato de liga y la Copa del Rey en 1976, y el subcampeonato de la Copa de Europa en 1977.

Llegó al Barça en el verano de 1977 con 28 años, una edad que para nada es importante en un portero de hockey, y en verdad que se convirtió entonces en una maravilla, junto a un equipo de gloria en el que estaban ilustres como Jordi Villacorta, Josep Enric Torner, Jordi Vila-Puig o Sergi Centell.

Con ellos llegó a lo más alto, ganando hasta 20 títulos con el FC Barcelona, entre ellos seis Copas de Europa consecutivas entre 1978 y 1983, cinco ligas españolas y una Copa Intercontinental, y aún más gloria con la selección, con la que jugó 209 partidos y ganó cuatro Campeonatos del Mundo en la década de los setenta, además de otros tantos Campeonatos de Europa, en 1969, 1979, 1981 y 1983, y cuatro Copas de las Naciones de Montreux.

Poco después de ganar su cuarto Europeo en 1983, anunció su adiós, con 35 años, un año más tarde tuvo un gran homenaje en el Palau, justo cuando el equipo que entonces entrenaba Josep Lorente fichó a Llonch, procedente del Reus, para ocupar la portería del Barça.

No tardó en llegar a la Real Federación Española de Patinaje, con el cargo de seleccionador junior que ocupó hasta 1986, y luego, el del primer equipo de la selección, con el que logró el Mundial de 1989 en Argentina y que dirigió hasta los Juegos Olímpicos de Barcelona, un colofón en su carrera con la medalla de plata.

En sus últimos años ligado de forma activa al hockey, fue vicepresidente federativo y también fue secretario general del Tribunal Català de l'Esport, vinculado al Consell Català de l'Esport, el organismo deportivo de la Generalitat de Catalunya.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2