Boletín

De solar abandonado a logaritmo matemático junto al colegio Riomanzanas

Sobre  el espacio  dejado  por una  casa en ruinas se ha configurado una Espiral de Fibonacci 

Riomanzanas

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:42

De una casa en ruinas y un solar abandonado a antesala de un colegio con alegoría a la numerología y las matemáticas ha sido la evolución de un espacio degradado junto al colegio de Riomanzanas después de los trabajos llevados a cabo por el Ayuntamiento en el barrio de San José Obrero, para adecentar este rincón que se encontraba considerablemente deteriorado. Se trata de un espacio de unos 200 metros cuadrados situado entre el colegio Riomanzanas y el parque "Consejo de Europa" que se ha urbanizado convenientemente de modo que sirva de transición entre el colegio y la zona infantil del parque.

Como paso previo el Ayuntamiento procedió al derribo de una edificación existente en este solar que se encontraba en ruina y generaba por lo tanto un riesgo para niños y paseantes. Los trabajos se llevaron a cabo dentro del Plan de Empleo de 2017 y una vez concluido el derribo el solar se cubrió con un capa de jabre, pero gracias al proyecto llevado a cabo por la Concejalía de Medio Ambiente se ha recuperado el espacio para un uso más lúdico, e incluso didáctico parta los alumnos del centro escolar, ya que par la nueva configuración del entorno se ha elegido la figura del matemático Fibonacci y su gran contribución a la numerología y a las matemáticas en general, con el fin de que sirva de apoyo a la formación de los niños, utilizando los juegos para incidir sobre una asignatura, que suele ser de difícil asimilación para la mayoría de los estudiantes, como son las matemáticas.

Concretamente se ha materializado en el suelo una Espiral de Fibonacci sobre una cuadrícula, colocando en los puntos de cambio de curvatura un cilindro tambor que permita a los niños experimentar con los sonidos; y se ha colocado un cartel explicativo de este logaritmo y su relación con la Proporción Áurea y su presencia en la naturaleza y en la música. Se trata de mostrar de esta manera a los estudiantes cómo las matemáticas forman parte de nuestra vida cotidiana, relacionando la Sucesión de Fibonacci con la geometría en la naturaleza, las proporciones y el arte, y su influencia en la música

Lo más