COPE

El Museo Diocesano de Zamora acoge obra religiosa de Hipólito Pérez Calvo

La exposición permanecerá abierta hasta el 30 de junio

Museo Diocesano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:53

El Museo Diocesano de Zamora acoge hasta el próximo mes de junio una nueva exposición temporal con obra religiosa del fallecido escultor zamorano Hipólito Pérez Calvo,que incluye un total de 17 obrasde cofradías zamoranas como la del Vía Crucis o de Nuestra Madre de las Angustias como pertenecientes a la colección particular de la familia.

El director del museo diocesano,José Ángel Rivera de las Heras,destacó la figura de este artista, cuya vocación comenzó siendo un niño .De hecho, en la exposición se exhibe un relieve de Santa Lucía realizado con catorce años.

Pérez Calvo, quien recibió varios premios y galardones nacionales e internacionales, hizo una obra fundamentalmente figurativa, con un estilo “caracterizado por la sencillez, la suavidad, la serenidad y la delicadeza de las composiciones, el pleno dominio de las volumetrías y su capacidad para la simplificación formal”, según señaló Rivera de las Heras.

El obispo de Zamora, Fernando Varela, destacó : “Me ha llamado la atención de la obra de Hipólito Pérez la serenidad, la sencillez y la paz. Fruto de la Resurrección, las primeras palabras de Jesús son la paz esté con vosotros y la alegría que experimentan los discípulos”, señaló. “Si nos fijamos, en los rostros del Cristo crucificado y esa maternidad, la Virgen de la Soledad, aparece la paz y la serenidad como fruto de la Resurrección. No son obras dolorosas sino, en el fondo, gloriosas”, apuntó.

Hipólito Pérez Calvo (Bercianos de Vidriales, 1936-Zamora, 2009) empezó a dar rienda suelta a su expresión artística desde la infancia, con dibujos y figuras de barro, estudió en las escuelas de Artes y Oficios de Zamora y Madrid y en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. Obtuvo el título de profesor de Dibujo y trabajo desde 1960 hasta 1963 como profesor ayudante en dos institutos madrileños y se dedicó a varios encargos.

Al regresar a Zamora, alternó la docencia como profesor de Dibujo en el Instituto María de Molina y de Expresión Plástica, en la Escuela Universitaria del Profesorado de E. G. B., con el trabajo en su estudio-taller y fue director del Museo Provincial de Bellas Artes entre 1974 y 1978. Después, formó parte de la plantilla con que se inició la andadura de la Facultad de Bellas Artes de Salamanca y dirigió el Departamento de Historia del Arte-Bellas Artes, además de obtener el doctorado en 1991.

Sus dos obras más emblemáticas son ‘Vaquero de tierras vidrialesas’, con la que obtuvo el Premio Nacional de Escultura en 1958, y ‘El coloso de Castilla’, premiado en un concurso público nacional, en 1974. También cultivó la escultura urbana, de la que hay extraordinarios ejemplos en Zamora, Salamanca, La Bañeza, Tordesillas y Tábara.

De su obra religiosa, destacan las imágenes y los pasos procesionales que talló para las semanas santas de León, La Bañeza, Salamanca, Toro y Zamora.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo