COPE

Una madre denuncia la espera de hasta una semana para conocer los resultados de las PCR en un aula confinada

La Junta pone en cuarentena una docena de aulas más en la provincia de Valladolid

LARGA ESPERA ANTE UN POSITIVO EN EL AULA

Marta Bermejo Maniega

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:42

Doce aulas más de la provincia de Valladolid han tenido que cerrar debido a los positivos por PCR detectados en miembros de la comunidad educativa. Cinco de ellos son en centros de la capital y siete de otras localidades. Una vez que en un aula se detecta un positivo empiezan a funcionar los protocolos de la Junta. Estos recomiendan poner en cuarentena a toda la clase cuando se trata de grupos de convivencia estable y los equipos COVID-colegios realizan pruebas diagnósticas PCR a todos los compañeros, así como a los docentes que hayan mantenido contacto con las aulas. La Junta además recuerda a los padres de los niños que estén pendientes de resultados de PCR que no se los puede llevar al centro educativo hasta que no termine el periodo de cuarentena, que son 14 días.

Esta es la descripción de la situación sobre el papel, pero la realidad de todas las familias es bien compleja. Así lo ha denunciado hoy la madre de una alumna del colegio Nuestra Señora del Rosario, más conocido como Dominicos. Tamara ha relatado en los micrófonos de Herrera en Cope en Valladolid cómo toda su familia ha estado esperando una semana los resultados de la PCR de su hija menor.

Desde el pasado sábado 19 de septiembre que el colegio les comunicó el positivo de un alumno, han estado esperando 3 días para que realizasen la prueba a su hija, compañera del menor, y otros 3 días más hasta que la madre desesperada se puso en contacto con los servicios externos que habían llevado a cabo la prueba y con los laboratorios que lo estaban examinando para conocer el resultado. En las dos ocasiones le negaron la información. Una situación que Tamara no entiende al ser la responsable de la menor y necesitar ese resultado para poder volver a su trabajo. Ya en este punto se puso en contacto con la dirección provincial de educación que ya sí le ofreció el negativo de su hija.

La espera de una semana ha afectado tanto al padre, que ha tenido que ir a trabajar sin saber si era un posible portador, como a la madre y a las dos hijas que han estado en casa confinadas esperando a conocer los resultados que afectaban también a todos sus conocidos. Ahora la hija mayor ha podido volver a la escuela y hasta el próximo 1 de octubre no terminará la cuarentena de la menor.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo