Topillos y tularemia ¿Es una plaga? ¿Van desde las tierras a los arroyos o viceversa?

La Red de Vigilancia Epidemiología a fecha 8 de agosto, confirma 20 casos de tularemia y 32 posibles en estudio en Palencia

Vídeo

COPE PalenciaManuel LobejónPalencia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:34

En unos días en los que la cifra de casos de infección de tularemia crecen constantemente (La Red de Vigilancia Epidemiología a fecha 8 de agosto, confirma 20 casos de tularemia y 32 posibles en estudio), surgen diferentes versiones sobre el origen de la enfermedad y las posibles soluciones a tomar para evitarla.

Aunque no esté probado científicamente el repunte de la bacteria “Francisella tularensis ” siempre va asociado a un crecimiento exponencial de la población de topillos. Parece que son estos animales los que portan la enfermedad y contagian a otras especies hasta acabar en los humanos.

El topillo común es una especie de roedor con una alta tasa de reproducción y la supervivencia demasiada población durante la época invernal, es un indicador claro de un problema de sobrepoblación en el verano siguiente.

A este respecto las administraciones, entes y habitantes implicadas en el hábitat de este animal tienen diferentes versiones.

Por un lado la administración regional, que sigue sin reconocer algo evidente sobre todo en Tierra de Campos. El número de ejemplares excede con mucho lo habitual y aún así aún no está considerado como plaga, de hecho en sus informes diarios habla de contagios por exposición ambiental.

Por otra parte la Confederación Hidrográfica del Duero continua defendiendo que no hay topillos muertos en sus márgenes de arroyos y ríos, mientras señala que estos cauces no son el origen del problema sino el receptor de esta explosión demográfica cíclica, generada en las tierras de cultivo.La CHD llega incluso a afirmar que la abundante maleza presente en estos torrentes fluviales protege y sirve de habitat a las especies que pueden acabar con los topillos como son las aves rapaces.

Por su parte los agricultores (tanto en asociaciones agrarias como de manera individual) que ya han visto diezmadas sus cosechas, afirman el origen del problema es justamente lo contrario. Mediante fotografías intentan demostrar que las zonas más afectadas de sus terrenos son justamente las que están al lado de estos arroyoscuya limpieza en muchos casos deja bastante que desear. Para ellos no hay duda, los topillos se protegen en estos arroyos y salen para alimentarse hacia sus tierras.

El problema no acaba aquí, ya que también en los propios núcleos rurales de Tierra de Campos existe esa problemática. En arroyos menores y acequias se agolpan las amadrigueras y los cadáveres de estos roedores se cuentan por cientos o miles. A esta problemática se le añade qué otros animales se alimentan de estos topillos que están infectados y mediante contacto también se infectan de tularemia, como podemos observar en las fotografías. Hablamos de liebres, conejos, cangrejos, caracoles...especies que siempre han estado presentes en la comida de los habitantes del mundo rural y con cuya manipulación también se transmite la enfermedad.

Caracoles y topillos

Aparece hoy también otra voz de denuncia, y en este caso la de un político, Enrique Rivero, senador por el grupo ciudadanos en la provincia de Palencia. En un vídeo durante una visita a las zonas más afectadas,describe estos emisarios de aguas llenos de maleza, cómo el hábitat perfecto para que las poblaciones de estos roedores no se vean diezmadas, indicando además que “en caso de que no se tomen cartas en el asunto, el problema de salubridad seguirá creciendo”.

El propio partido registro hace una semana una pregunta en la mesa del congreso de diputados que recaba lo siguiente;


Congreso de los Diputados, a 1 de agosto de 2019

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los medios de comunicación de la provincia de Palencia informan hoy del incremento de los casos de tularemia directamente relacionados con la plaga de topillos publicando además imágenes en las cuales se observa una acumulación creciente de restos de estos animales en los cauces de los ríos.

Teniendo en cuenta la problemática descrita, y considerando lo dispuesto en el artículo 14 a) de la Ley general de Sanidad, se plantean las siguientes preguntas:

1. ¿Se está realizando alguna actuación preventiva, considerando la creciente incidencia de la enfermedad, a fin de evitar que la misma se extienda?

2. ¿Se va a plantear alguna estrategia específica de apoyo sanitario al sector agrícola y ganadero, considerando la prevalencia de la enfermedad entre los profesionales del mismo?

3. ¿Se han remitido a la Confederación Hidrográfica del Duero indicaciones o instrucciones desde el Ministerio de Sanidad en cuanto a la eliminación de los restos de los animales de los cauces de los ríos, canales y acequias?

María Ángeles Rosado Peinado,   Enrique Víctor Rivero Ortega,

Diputados del Grupo Parlamentario Ciudadanos


Así las cosas, parece dificil acabar con una plaga que no esta declarada y menos con la negación de evidente estado de los cauces fluviales. Un problema que llega mucho mas allá de las pérdidas económicas del sector agrario y habla de salud de agricultores y habitantes de las zonas rurales.

Lo más