COPE

El PP de Palencia considera ideologizada la “Ley Celaá” que acaba conel consenso y la libertad de elección

Los populares han mantenido en la tarde de ayer un encuentro telemático con representantes de centros docentes y profesionales de la provincia para valorar la norma

El PP de Palencia considera ideologizada la “Ley Celaá” que acaba conel consenso y la libertad de elección

COPE PalenciaPalencia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:59

La nueva Ley de educación, con un primer trámite en el Congreso pasado en la tarde de ayer, nace débil, sin consenso y profundamente ideologizada. Así lo han defendido los populares palentinos en un encuentro telemático celebrado en la tarde de ayer con representantes de centros docentes y profesionales de la educación en la provincia. Una reunión coincidente en el tiempo con la aprobación de la Ley Orgánica en el Congreso por tan sólo un voto por encima de la mayoría necesaria.

Este hecho, según Pablo Ruz, Senador por Alicante y Portavoz de educación en la Cámara Alta, evidencia la falta de consenso de una ley educativa que debería llevar la marca de un gran Pacto de Estado.

En su lugar, se ha tramitado una ley de este calado de manera exprés -comenzó su andadura en pleno primer estado de alarma-; copiando exactamente el texto que el PSOE presentó en 2019; sin consultar a la comunidad educativa; y empleando la negociación de la norma pensando más en realizar concesiones para aprobar los Presupuestos que en mejorar el sistema educativo.

Ángeles Armisén resume el texto al afirmar que “la única sigla que se ha caído del proyecto de ley es la “C” de calidad”. Señala que se trata de una norma muy ideologizada, que no afronta los retos de la digitalización o el trilingüismo, y que acaba con la libertad de los padres para elegir.

Ataque a la enseñanza concertada y a la educación especial:

La norma aprobada ayer sólo recoge el derecho a la educación pública, restringiendo el derecho a la educación recogido en el artículo 27 de la Carta Magna. Para Pablo Ruz, “es un aspecto flagrantemente anticonstitucional”, al atentar contra el derecho a elegir de las familias y eliminar el concepto de demanda social, que fundamenta que los padres puedan llevar a sus hijos a un colegio concertado.

Para Ruz, el modelo dual pública-concertada es una garantía de libertad y de pluralidad educativa. El Senador recordó que la convivencia de la educación concertada fue introducida por el PSOE en 1985, siguiendo las recomendaciones de la ONU y el modelo francés para garantizar una pluralidad educativa que ahora niega el Gobierno de Sánchez: “son conscientes de que los centros educativos con ideario propio son los únicos espacios a los que no llega su proyecto ideológico y por eso los quieren cerrar”.

Por otro lado, introdujo otro de los aspectos más dolorosos de la ley: la eliminación de facto de los centros de educación especial, de los que dependen 35.000 alumnos que, en muchos casos, no pueden adaptarse a los centros ordinarios.

La ley da un plazo de 10 años para que los centros educativos ordinarios incorporen a los alumnos con necesidades especiales, abocando a la desaparición de los centros especializados tal y como los conocemos.

En este sentido, también han criticado la eliminación del castellano como lengua vehicular. Algo que, para los populares, carece de todo sentido, por ser nuestro idioma común y el segundo más hablado a nivel mundial: “penalizamos la enseñanza del español en nuestro territorio justo en la semana en que conocemos el crecimiento de la demanda que ha experimentado nuestro idioma en países como China”, apunta Armisén.

La propuesta educativa del Partido Popular:

Ruz ha anunciado que el Partido Popular dará la batalla contra esta ley. Los ciudadanos merecen un modelo educativo estable, nacido de un consenso mayoritario, y que cuente con la comunidad educativa.

Así, mostrarán su rechazo en el Senado, y continuarán con el recurso de inconstitucionalidad que ya han presentado los populares. También apelarán a la Unión Europea, ya que los Fondos para la reconstrucción están vinculados a la calidad democrática de los países que los reciben. Ruz ha señalado que este hecho propició la retirada de la reforma política del Consejo General del Poder Judicial, y que también podría hacer retroceder al Ejecutivo de Sánchez.

De salir adelante, ha anunciado que el Partido Popular derogará esta ley en cuanto llegue al Gobierno, iniciando un diálogo para sustituirla por un gran Pacto de Estado. Ha recordado que el PP inició este trabajo en el Gobierno de Mariano Rajoy, siendo precisamente el PSOE y Podemos los que se levantaron de la mesa de la Subcomisión creada en el Congreso.

Finalizaron la reunión lanzando un mensaje de esperanza: las Comunidades gobernadas por el PP harán frente a esta ley para paralizar el órdago a la educación concertada y a los centros de educación especial.

Además, defenderán un proyecto que abogue por el trilingüismo (enseñanza obligatoria de una segunda lengua extranjera), y por la digitalización. También consideran irrenunciable la existencia de un temario homogéneo a nivel nacional, y la aprobación de una prueba única de acceso a la universidad

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo