El Covid-19 ahoga a las empresas de autobuses que ven su futuro en el aire

Las palentinas Joaquín Gómez y Pobes describen la anulación de todos los servicios privados de transporte y la escasa incidencia en las líneas regulares

El Covid-19 ahoga a las empresas de autobuses que ven su futuro en el aire

ICALCOPE PalenciaPalencia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:05

Sin viajeros. Esa es la cruda realidad a la que se enfrentan todas las empresas de transporte público por carretera de viajeros tras la aparición de la crisis sanitaria del COVID-19. El estado de alarma y el confinamiento han provocado la paralización y anulación de todos los servicios privados, donde las bodas, cumpleaños, desplazamientos deportivos o escolares pasaron a mejor vida. Aun así, las líneas regulares han funcionado con pequeños porcentajes para garantizar las comunicaciones, pero con cifras de usuarios irrisorias o nulas durante los meses más duros de la pandemia.

Palencia no ha sido la excepción, donde una de las responsables de la empresa de Autocares JG, Vanesa Gómez, afirma en declaraciones a la Agencia Ical que la situación vivida durante el estado de alarma ha sido “difícil al estar totalmente parados”, aunque se tuviera la obligación de realizar el 25 por ciento de las líneas regulares, pero, “ya sea por miedo o por otros aspectos, no ha montado nadie”.

Esta empresa palentina posee tres líneas regulares que unen a Palencia con Villalobón, Palencia con Melgar de Fernamental y otra línea por Husillos. Durante los dos primeros meses, los autobuses de esos servicios iban vacíos, mientras que, a principios de mayo y junio, la situación no ha variado demasiado, con uno o dos viajeros, apunta.

Gómez detalla que el resto de viajes privados “se cancelaron todos, los cuales todavía no se han recuperado”. Y es que, actualmente, la empresa de transporte de viajeros por carretera trabaja únicamente con la factoría de Renault de Villamuriel de Cerrato. Por estos motivos, deja claro que ven el futuro “bastante oscuro”, razón por la que solicitan ayudas a las administraciones “porque así no es posible seguir”.

Y es que, entra en juego el “miedo” a la hora de viajar, como es el caso de los campamentos con chavales, los cuales también están en la cuerda floja.“Nadie sabe lo que va a pasar hasta septiembre, con realidades escolares y deportivas en el aire”. Además, señala que del total de 23 trabajadores, solamente cuatro están funcionando durante unas pocas horas, al no existir viajes ni demanda. mientras que el resto están en ERTE, quien añade que si se acaban estos expedientes de regulación “sería una catástrofe, porque no se sabría qué hacer con los conductores parados en las cocheras”.

En la misma o peor situación se encuentra la empresa palentina Pobes, donde uno de sus representantes comenta que actualmente solo tienen trabajando a siete de sus 24 trabajadores, los cuales se encuentran en ERTE. Una salida de varios conductores de los expedientes con motivo de la vuelta a las frecuencias habituales en las líneas regulares hacia Ampudia y Fuentes de Nava, con “incidencia mínima”, y de los trabajos con centros de día.

“Es una situación difícil” en la que las administraciones tienen que arrimar el hombro, dado que aplazar los renting y leasing de los vehículos como solución “es endeudarse a largo plazo”. Puntualiza que con las normativas medioambientales exigen autobuses de última generación y poco contaminantes, pero a la hora de la verdad “hay cero ayudas” para la adquisición de la flota.

Aun así, para garantizar la plena seguridad en los autocares con la entrada en la nueva normalidad se han instalado mamparas que protegen al conductor de los viajeros y evitan el contacto directo a la hora de subir y bajar del vehículo. A mayores, se ha colocado un dispensador de gel hidroalcohólico en las escaleras de acceso al mismo, así como un purificador de aire por autobús. No obstante, detalla que también han adquirido una máquina desinfectante y termonebulizadora que emplean cada 15 días para aumentar la limpieza e higienización.

El Consejo de Gobierno de la Junta aprobó el pasado jueves la concesión directa de una subvención, por un montante de 7,6 millones de euros, a los 132 concesionarios de servicios de transporte público de viajeros por carretera para compensar el déficit de explotación y la pérdida de ingresos producidos durante la situación creada por la COVID-19. La subvención comprende el periodo entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 2020.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar