COPE

Audio

Con Renta 4 Banco analizamos el riesgo de estanflación en los mercados financieros

Tiempo de lectura: 3Actualizado 11:31

Juan Pablo García Valadés, asesor de inversiones de Renta 4 Banco, analiza en Cope León lo que sucedió en los mercados financieros la semana pasada.

El riesgo de la desaceleración económica ha estado muy presente en las Bolsas en los últimos días, a pesar de que, tras el lunes festivo en Estados Unidos, la semana se inició, el pasado martes, con el anuncio de que la zona euro ha crecido en el segundo trimestre un 2,2%, tras dos trimestres en negativo, y a pesar de que ese mismo día supimos que las exportaciones chinas se dispararon un 25,6% en agosto, superando todas las previsiones.

Esas buenas noticias no sirvieron para borrar la sensación de ralentización del crecimiento económico dejada por varios datos de agosto, entre ellos el pésimo informe de empleo americano, con una creación de puestos de trabajo casi simbólica y el mal dato de PMI de servicios en China.

La desaceleración del crecimiento en agosto se ha vinculado mucho al impacto negativo que ha tenido la aparición de la variante delta de la pandemia, que ha vuelto a imponer restricciones a la movilidad en varios países y ha llevado a numerosas personas a cancelar los viajes o actividades previstas, retrasando la llamada reapertura de la economía.

Podríamos pensar que la pandemia sigue marcando el ritmo de la economía, pero si esto fuese así, podríamos pensar que una vez se completen las vacunaciones, la reapertura de la economía será total y solo habremos tenido un pequeño retraso, lo cual no es tan importante para las valoraciones de las empresas, que dan más importancia a los beneficios futuros. Es decir, no sería nada alarmante, ya que además el crecimiento se mantiene hoy por hoy en niveles bastante buenos, con los ISM europeos en torno a 60 y lo mismo que el ISM americano de servicios.

En Renta 4 no creen que el empeoramiento de los datos se deba solo a la cepa delta, sino que hay algo más estructural. La idea es que tal vez la pandemia y el ya largo periodo de restricciones a la normal actividad económica, pueden tener efectos laterales duraderos en el crecimiento e incluso en la inflación.

Por el lado del crecimiento, la desglobalización y los problemas que está habiendo en las cadenas de suministro globales, sobre todo en los chips, pero no solo en los chips, pueden impactar de forma duradera al crecimiento, incluso después de que el virus haya sido vencido.

Unido a lo anterior está el peligro de que la inflación suba más de lo que es tolerable para los Bancos Centrales. La subida de un 8,3% de los precios mayoristas en EE.UU. en agosto, una subida récord desde 2010, cayó como una bomba en las Bolsas americanas el pasado viernes por la tarde. La posibilidad de una subida fuerte de la inflación de forma simultánea a la desaceleración de la economía es muy inquietante y más aún si, como pronostica el economista Roubini, la economía se adentra de forma duradera en una etapa de estanflación.

Recordar que existen normalmente dos escenarios económicos. El de inflación y crecimiento económico en el que los bancos centrales pueden controlar el aumento de los precios subiendo los tipos de interés y drenando la liquidez del mercado, y el escenario de recesión económica y reducción de precios, cuya receta es algo más compleja, pero pasa por la bajada de tipos de interés y medidas de estímulo. Pero la estanflación son palabras mayores, estamos hablando de un escenario endiablado de incremento de precios y destrucción de la economía con lo que, si quieres solucionar uno de los lados de la balanza, machacas la economía por el otro lado. Una situación francamente complicada.

Las oficinas de Renta 4 Banco e Ordoño II 35. Teléfono 987 219620


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar