COPE

SOCIO-RELIGIÓN

Carta semanal de Monseñor Jesús Fernández- "San José, padre trabajador"

Escucha y lee aquí la carta de esta semana del obispo de Astorga

Audio

Ponferrada

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01 may 2021

Carta semanal de Monseñor Jesús Fernández, obispo de Astorga: "San José, padre trabajador"

"SAN JOSÉ, PADRE TRABAJADOR"

Queridos diocesanos:

En este Año de San José, y en este tiempo pandémico en que nos vemos afectados por una crisis multidimensional que alcanza también al ámbito económico y laboral, adquiere una relevancia especial la celebración de la fiesta de San José Obrero el día 1 de mayo.

Desde la primera encíclica social, la Rerum novarum de León XIII, se viene destacando de san José su relación con el trabajo. San José trabajaba honestamente como carpintero para ganarse el sustento familiar. Como dice el Papa Francisco, de él aprendió Jesús “el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo” (Patris Corde, 6).

Son múltiples los beneficios que aporta. Ciertamente, el trabajo desarrolla las potencialidades y cualidades del ser humano, y las pone al servicio de la sociedad y de la comunión. Esta virtualidad, sin embargo, se ve empañada por el hecho de que muchas personas se vean obligadas a trabajar en campos que ni dominan ni desean.

Además, el trabajo se convierte en ocasión para vincular a unos trabajadores con otros y, sobre todo, para el desarrollo del núcleo original de la sociedad que es la familia. Cuando la familia carece de trabajo –en España hay familias con todos sus miembros en paro- se ve expuesta a muchas más dificultades, tensiones, enfrentamientos, división… La vida familiar y el trabajo se condicionan mutuamente en situaciones como el doble trabajo, los largos desplazamientos, la fatiga física y psicológica, el paro… En este sentido, hay que valorar todos los esfuerzos que se hagan para conciliar la vida familiar y la vida laboral.

También desde el punto de vista de la fe cristiana el trabajo es valioso. Y lo es porque nos permite colaborar con Dios en la obra creadora y nos identifica con su Hijo Jesucristo que, no sólo trabajó, sino que condenó al siervo perezoso por esconder su talento bajo tierra (cf. Mt 25, 14-30) y alabó al siervo fiel y prudente por realizar las tareas encomendadas (cf. Mt 24, 46). En último término, como dice el Papa Francisco, “el trabajo se convierte en participación en la obra misma de la salvación, en oportunidad para acelerar el advenimiento del Reino” (Patris corde, 6).

Por desgracia, ni el deber ni el derecho al trabajo son respetados con frecuencia. La crisis del Covid-19 ha acelerado y agudizado procesos aumentando el paro y amenazando con disminuir la calidad del empleo. En este último año, se han destruido cientos de miles de empleos y muchos de los ERTE amenazan llevarlos al despido. Por otra parte, los empleos esenciales no han visto mejorada su condición laboral, las medidas de protección social no han llegado a las personas que lo necesitan, el Ingreso mínimo vital se ha enredado en la burocracia, y la pobreza aumenta a un ritmo acelerado entre la población migrante en situación administrativa irregular por carecer de acceso al sistema de protección.

Uniendo nuestros esfuerzos a los de distintas instituciones de Iglesia, comprometámonos a favor de un trabajo decente. Que san José, el Padre trabajador y patrono del trabajo interceda por nosotros.

Recibid mi bendición.


  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado











Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar