El Patronato de la Fundación Atapuerca aprueba la ampliación de su sede

La Fundación Atapuerca tendrá un presupuesto en 2019 de 1,5 millones de euros, igual que el pasado ejercicio

Reunión del Patronato de la Fundación Atapuerca

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:38

La sede de la Fundación Atapuerca, en Ibeas de Juarros (Burgos) verá ampliada en una tercera parte (400 metros cuadrados) su superficie -tendrá en total 1.200 metros cuadrados- tras la compra del edificio adyacente, que albergará la parte científico cultural, y que se aprobó hoy en la reunión que celebró el Patronato de la institución.

Así, su presidente, Antonio Méndez Pozo, informó de que el nuevo espacio, cuya escritura de compra venta se firmará mañana, acogerá el Fondo documental Emiliano Aguirre, que está compuesto por el archivo científico y la biblioteca científica de Emiliano Aguirre, y contiene manuscritos, notas, libros, dibujos, revistas, separatas y una colección de fósiles y objetos relacionados con su actividad profesional.

Además, señaló que la Fundación cuenta con un archivo fotográfico que va adquiriendo cierto volumen y al que se va a sumar el material fotográfico de José María Bermúdez de Castro (entre 3.000 y 4.000 fotografías personales de los inicios de las excavaciones hace 40 años), junto con el archivo del fotógrafo Mariano Bautista (ya fallecido), el de Josep María Gabarró y algunas diapositivas sueltas de autores anónimos.

La Fundación invertirá en tratar y conservar todo este material, que junto con el Fondo Documental de Emiliano Aguirre - considerado ‘padre’ de las excavaciones arqueológicas de la sierra de Atapuerca-, forma parte de la historia del proyecto y se ubicará en las futuras instalaciones anexas al actual edificio.

Por otro lado, el Patronato de la Fundación Atapuerca se reunió hoy para aprobar sus cuentas de 2019, que ascienden a 1,5 millones de euros, al igual que el pasado ejercicio, e informar de la marcha de la Fundación en 2019. En este sentido, Méndez Pozo precisó que las cuentas de 2018 fueron sometidas voluntariamente a una auditoría independiente, que confirma que las cuentas son “correctas, fieles y veraces”. “Un año más la Fundación ha cumplido con éxito sus fines de apoyo a la investigación y de difusión científica”, exclamó.

Lo más