Los hosteleros de Burgos, en contra de la nueva ordenanza de terrazas

Presentan alegaciones a los cambios que pretende implantar el Ayuntamiento con el miedo de las posibles pérdidas económicas que pueden suponer

La nueva ordenanza no ha sentado nada bien entre los hosteleros

La nueva ordenanza no ha sentado nada bien entre los hosteleros

Raúl González Casero

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:48

La Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos presenta alegaciones a la ordenanza municipal de terrazas que pretende aprobar el Ayuntamiento de Burgos. Critican que no se les haya tenido en cuenta a la hora de redactarla, lo que hubiera evitado este revuelo.

También reprochan que estos cambios quitan muchas mesas, lo que reduce su capacidad de venta y las distancias mínimas respecto al mobiliario urbano, que obligaría en muchos puntos no poder poner mesas, como afirma Enrique Mata, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos. “Una de esas calles sería el Paseo del Espolón. Hemos estado unos años con el Paseo del Espolón casi muerto, que no había gente que pasase por ahí porque no había nada y ahora hay gente, terrazas... Está vivo, que era lo que se quería. Y con esta ordenanza que entraría en el 2021 no se podría poner ninguna mesa allí”.

Se quejan de que homogeneizar las terrazas del centro conllevaría una inversión a la que no pueden hacer frente, cuando ya en los últimos años se han preocupado de que sean acordes a su entorno, y provocaría confusiones entre los clientes al no saber a qué local pertenece cada terraza. De aprobarse los nuevos cambios, Enrique Mata asegura que supondría el fin de muchos negocios. “Sería un perjuicio económico muy grande. Estamos hablando de que hay establecimientos que tendrían que cerrar porque muchos viven de la terraza. En invierno tienen abierto para pagar gastos pero es que realmente ellos viven del negocio estival. No es que se vaya a contratar a menos gente que es que estamos hablando de 800 puestos de trabajo directos que podrían desaparecer”, ha sentenciado.

Aún así, creen que todavía se puede llegar a un acuerdo para evitar este desenlace y esperan que el Ayuntamiento recapacite y acceda a rebajar las exigencias haciendo caso a sus reivindicaciones.

Lo más