Lacalle acepta que la Alcaldía sea para Cs y le pide que negocie el apoyo de Vox

Se postula como alcalde, pide a Cs que reconsidere esta decisión, si bien asegura que “si mañana no es así” votarán a favor de Marañón

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle

ICAL

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 15:02

El Partido Popular (PP) de Burgos valoró hoy el acuerdo alcanzado con Ciudadanos (Cs) pero instó a éste a reunirse con Vox para pedirles su repaldo porque sus dos concejales son “necesarios” para alcalzar la mayoría absoluta (14 ediles) en la investidura de mañana sábado en el Ayuntamiento de Burgos.

De esta forma, el alcalde en funciones y candidato del PP a la Alcaldía de Burgos, Javier Lacalle, sostuvo que se conseguirá “el objetivo” marcado tras las elecciones del 26 de mayo, de conseguir para la ciudad de Burgos un gobierno de centro derecha “evitando un gobierno de socialistas y la extrema izquierda”, dijo.

Lacalle sigue postulándose como alcalde de la ciudad por el PP, pidió a Cs que reconsidere esta decisión, si bien aseguró que “si mañana no es así” votarán a favor del candidato de Cs a la Alcaldía, Vicente Marañón. “Al PP le hubiera gustado que la Alcaldía fuera del PP”, reconoció, y agregó que al vetar Cs al candidato ‘popular’ dado que lleva ocho años en el cargo, Lacalle señaló: “No lo compartimos pero lo respetamos. Lo normal es que hubiera sido otra persona del PP”.

“Nosotros estamos dispuestos a apoyar mañana esa candidatura si Cs no cambia de opinión”, aseveró, y añadió que “el PP hoy sigue teniendo la puerta abierta, y sigue manteniendo que el alcalde pueda ser del PP”. “Esperamos que pueda reconducirse esa posición”, confió, si bien aseguró que “si Cs no da marcha atrás, el PP votará a favor del alcalde de Cs”.”Yo me he presentado para ser alcalde de Burgos y quiero serlo. Si no existe ese veto por Cs presentaré mañana mi candidatura”, reiteró.

En una comparecencia en la sede de esta formación política, acompañado por el presidente de la Diputación en funciones y del PP de Burgos, César Rico, así como de concejales ‘populares’ en funciones como Carolina Blasco, Jorge Berzosa, José Antonio Antón, Lacalle aseguró que con este acuerdo PP-Cs, se garantiza “la gobernabilidad de la ciudad” durante los próximos cuatro años.

Asimismo, Lacalle desveló que el PP garantizará “la estabilidad” del nuevo gobierno municipal y por eso, dijo, participarán sus miembros también en el máximo órgano del gobierno municipal, como es la Junta de Gobierno Local. Además, señaló que el PP garantiza el apoyo a los presupuestos municipales de cada año “siempre que se incorporen las propuestas e iniciativas del programa popular”, matizó.

Además, el primer edil en funciones ofreció “una relación de colaboración” a todos los asuntos que se vayan suscitando en los distintos órganos colegiados del Ayuntamiento, como comisiones y consejos, “siempre que se conseúen previamente los asuntos a debatir”, precisó. Lacalle también destacó que el PP está dispuesto a apoyar el incrementro del número de concejales con dedicación exclusiva de Cs para facilitar el trabajo a los corporativos. “Algo que no hicieron ellos hace cuatro años”, recriminó.

Si bien, manifestó que “no se descarta participar en alguna área municipal de gobierno” se trata de una “decisión que aún no se ha tomado” pero, dijo, “no se descarta que se puede participar y colaborar en alguna área municipal”. En este punbto, resaltó que “por razones obvias, las principales de gestión y de carácter transversal deben ser dirigidas directamente port el alcalde o por algún concejal de su grupo”.

“Colaboración, estabilidad pero exigentes con la gestión”

“Colaboración, estabilidad, apoyo sin ningún tipo de duda pero vamos a ser exigentes con la gestión y resultados de quien pueda ser nuevo alcalde”, aseveró. “Vamos a ser exigentes con los resultados porque, al final, lo importante es la ciudad de Burgos”, agregó. En este sentido, subrayó a Cs, quien logró cinco concejales en los comicios municipales, que “sería una irresponsabilidad pedir una Alcaldía y luego no ser capaz de gestionarla”.

Preguntado acerca del supuesto de que Cs exija al PP que lleve áreas en el Ayuntamiento, Lacalle respondió que “lo que se ha acordado es el respaldo a una gestión por parte de un alcalde de Cs”. Además, urgió al candidato de Cs a mantener “con urgencia” las oportunas reuniones oficiales con Vox “si no lo hubiera hecho ya” para conseguir el apoyo de los dos concejales que les falta para la investidura de mañana. Del mismo modo, exigió a Cs que mantenga una “relación fluída y habitual” con los ediles de Vox que permitan garantizar esa estabilidad sabiendo que son “imprescindibles” para la mayoría absoluta. “El PP ya se ha reunido con Vox y sabemos que hay buena disposición”, aseguró.

Javier Lacalle también se refirió a las declaraciones efectuadas ayer por el candidato del PSOE a la Alcaldía de Burgos, Daniel de la Rosa, en las que afirmó que “lo que pase el sábado es legal pero es un fraude político en toda regla”. “En esta vida hay que ser un poco más maduros y dejar de llorar por las esquinas”, le espetó.

Además, le transmitió que “no hay cosa peor que ser cínico e incoherente” y le recordó que “critica un acuerdo de tres formaciones políticas de centro derecha y hace cuatro años hacía lo mismo con la difernecia de que no encontró los apoyos”, y se remontó también al gobierno liderado por Ángel Olivares (PSOE) junto a Tierra Comunera e Izquierda Unida. “Que hoy hable de fraude electoral solo tiene una palabra y es cinismo”, prosiguió, y concluyó: “No puede llamar fraude electoral a lo que él hizo hace cuatro años y el PSOE hace un año echando a un gobierno de España”.

Salamanca, Burgos y Palencia

Asimismo, Lacalle precisó que “lo que era fundamental era lo que hemos hecho desde el 26 mayo, que era buscar un gobierno de gobernabilidad, que tuviéramos opción de poder gobernar partidos de centro derecha y solo son tres en Castilla y León: Salamanca, Burgos y Palencia”. “Las tres ciudades de Castilla y León donde había posibilidad de un Gobierno de centro derecha se ha conseguido”, aseveró.

En cuanto a su futuro, en el caso de que prospere mañana la candidatura encabezada por Vicente Marañón y que salga elegido nuevo alcalde de la ciudad, Lacalle declaró: “Es una decisión que adoptaré en los próximos días pero será una decisión pensada en clave local. Les puedo asegurar que no voy a ser consejero. Ya estuve cuatro años en el Gobierno de Castilla y León y prefiero priorizar la ciudad de Burgos. Voy a seguir en Burgos”.

Diputación de Burgos

Por su parte, el presidente de la Diputación provincial de Burgos en funciones, César Rico, prefirió hoy no hablar del futuro de la institución burgalesa, que presenta un escenario similar al del Consistorio donde es necesario un pacto entre PP, Cs y Vox si quieren gobernarla los partidos de centro derecha. “Son escenarios diferentes. Nos tenemos que centrar en los ayuntamientos y ya hablaremos cuando proceda de las diputaciones”, espetó escuetamente.

Lo más