Detenido en Burgos un "objetivo prioritario" de la Policía en una operación antidroga

En la ‘Operación Matarile’ se han intervenido 3 armas cortas y numerosa cartuchería, así como 392 gramos de cocaína, 22 bellotas de hachis y 5 vehículos 

Vídeo

Sergio Corral

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:00

La Policía Nacional de Burgos ha detenido, en el marco de la operación 'Matarile', a un varón de 44 años, vecino de Burgos, que ya se encuentra en prisión, acusado de un posible delito de tráfico de droga. Se trata de un delincuente "muy conocido" en el ambiente policial que "vivía para el delito". El detenido, que responde a las iniciales J.M.G., tiene numerosos antecedentes por diferentes delitos, pese a lo cual no se le había podido vincular hasta ahora con una operación como la desarrollada en los últimos días.

Jesús Nogales, comisario Jefe de la comisaría de la Policía Nacional de Burgos, ha incidido en la "importancia" que a nivel policial y de seguridad ciudadana da la policía "a retirar armas de la calle" ya que "vivimos en el paradigma de que en la calle no hay armas, con lo cual, todos nos sentimos seguros y queremos hacer toda la fuerza posible desde la Policía Nacional para que ese paradigma no cambie". Lo normal, ha añadido, es que "salvo que tenga un persimo la gente no lleve armas"

"Hemos retirado tres armas perfectamente operativas que pueden matar y por eso es importantísimo haberlas quitado de la calle. Es muy importante. Nos encanta coger droga pues es una sustancia que hace un daño gravísimo pero en esta ocasión es mucho más importante haber sacado de la calle porque por el perfil de los detenidos son gente violenta y peligrosa dispuesta a utilizarlas", ha asegurado.

Según ha dicho Nogales, fue el miércoles cuando se procedió a su detención y el jueves cuando los agentes realizaron el registro en el domicilio del principal investigado con la correspondiente autorización judicial.

En el registro se intervinieron cuatro armas cortas de fuego, una de ellas de fogueo, y numerosa cartuchería para dichas armas. Además, 392 gramos de cocaína, 22 bellotas de hachís y 1.310 euros en efectivo. Junto a este material la policía intervino cinco vehículos relacionados con la actividad del tráfico de drogas que desempeñaba uno de los detenidos.

Operación Matarile

Ahora, ha añadido Nogales, "estamos estudiando si estas armas han sido utilizadas en algún hecho anterior". De momento, ha concluído, de lo que "podemos estar seguros de que estas armas no van a hacer daño a nadie".

Los cuatro detenidos, dos de ellas vecinas de Burgos y otras dos de Valladolid, fueron puestos a disposición judicial, siendo decretado el ingreso en prisión del principal investigado y detenido.

Una operación que ha llevado más de dos años de trabajo a los agentes del Grupo IV de la policía judicial de la comisaria de Burgos, dedicada a estupefacientes. Su responsable, el inspector Raúl Gutiérrez, lo ha achacado a que "el detenido contaba con multitud de bienes inmuebles dónde alojarse, multitud de coches y cada poco cambiada de sitio". Circustancias que han hecho "muy complicados" los seguimientos que se le han hecho hasta llegar a la detención.

En este sentido, el inspector de la brigada de estupefacientes de la comisaría de Burgos, Raúl Gutiérrez, ha reconocido su sorpresa y alegría por haber encontrado las tres armas ya que "bastante complicado es nuestro trabajo como para que los malos cuenten con armas de fuego y encima que sean buenas como lo son estas".

Este sujeto, desde sus inicios en el mundo de las drogas, estaría cogiendo “renombre” entre los traficantes debido a las calidades que movía, así como las posibilidades de suministrar las cantidades que le requerían, ya que al parecer siempre estaba en posesión de suficiente sustancia estupefaciente para cumplir las expectativas recibidas de manera inmediata, no queriendo dar “pases” en dosis, sino en cantidades de decenas de gramo.

Lo más

En directo3

Tiempo de Juego (GETAFE - AJAX)

Escuchar

Tiempo de Juego (CLUJ - SEVILLA)

Escuchar