Antonio Arrabal, del restaurante La Jamada, ganador del II Concurso Internacional Cocinando con Trufa

Antonio Arrabal recibe el Primer Premio en Concurso Internacional Cocinando con Trufa.

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:04

El chef, Antonio Arrabal, jefe de cocina del restaurante La Jamada, se alzó hoy con el II Premio Internacional Cocinando por Trufa, y abogó por incorporar el producto gastronómico temporada de invierno en todas las cocinas por ser “un diamante”. “Es un producto de diez. Con la trufa de Soria no se falla porque es de una calidad extraordinaria”, elogió.

Arrabal se alzó hoy con el galardón, dotado con 8.000 euros, tras elaborar un plato en el Palacio de la Audiencia de Soria “replicado de su establecimiento”, que consistía en ternera asada con salsa de mantequilla de Soria (Denominación Protegida), puchero y trufa, emulsionada con vinagreta de encurtidos, setas y guisantes.

“Es un plato muy completo con mucho sabor trufa y con un hilo conductor que ha sido la mantequilla de Soria”, dijo, para señalar que el plato tenía mucha potencia. Asimismo, detalló que ayer optó por realizar un papillot de panceta ibérica con trufa cocinada.

El cocinero significó el “alto nivel del concurso”, y aseguró que los equipos de Chile o EEUU han sido muy fuertes ”, por lo que la experiencia gastronómica “ha sido muy buena”. También indicó que lleva cinco años utilizando la trufa negra en sus platos, y reiteró su agradecimiento al jurado experto que le concedió el premio.

El Palacio de la Audiencia de Soria acogió hoy la final de este concurso auspiciado por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León que pretende encumbrar a este producto que se produce en Soria, Burgos y Palencia, principalmente.

A la clausura del concurso y la entrega de premios asistió el responsable del departamento, Javier Ortega, quien señaló que la competición internacional se está consolidando a nivel internacional como la meca de la trufa negra. “Tenemos a 15 estrellas Michelín en el jurado, a cinco países finalistas, y uno de ellos de Burgos”, dijo.

El concurso contó con un jurado de prestigio internacional en varias áreas de la gastronomía (chefs, expertos en gastronomía, periodistas o productores de trufa negra) y donde destacan 15 estrellas Michelin como la chef Elena Arzak (tres estrellas Michelin y Mejor Chef del Mundo en 2012), Jesús Sánchez (el nuevo y prestigioso tres estrellas Michelin por su restaurante Cenador de Amós), Akrame Benallal, cocinero francés de descendencia magrebí cuyo restaurante con dos estrellas Michelin es de los más populares de Paris, el chef portugués Ricardo Costa (dos estrella Michelin con su restaurante The Yeatman), Oriol Castro (dos estrellas Michelin por Disfrutar y 9º restaurante del mundo en 2019) y Víctor Arguinzoniz (Premio Nacional de Gastronomía al mejor Jefe de Cocina, una estrella Michelin por su Asador Etxebarri, 3º restaurante del mundo según la prestigiosa revista Restaurant).

También participaron en la deliberación, los cocineros Elena Lucas y Óscar García de los restaurantes La Lobita y Baluarte, respectivamente, con una estrella  Michelin cada uno, la chef neozelandesa y de origen indio Jasbir Kaur (primera mujer en presidir la Asociación Nacional de Cocineros de Nueva Zelanda) o Mark Erickson, rector del Culinary Institute of America, entre otros. Ellos, junto a otros expertos, cocineros y periodistas, fueron los encargados de valorar los platos de los equipos participantes y buscar la mejor propuesta con Trufa Negra de Soria valorando el sabor, la originalidad, la presentación y cómo el Diamante Negro de Soria marida perfectamente con los más curiosos sabores del mundo. 

Lo más