El bar ‘franquista’ Casa Eladio: “Fran Rivera estuvo muy a gusto en mi bar"

COPE entrevista al propietario del bar franquista de Ávila que visitó el diestro y que ha incendiado las redes sociales

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14 dic 2018

Eladio Blázquez es el propietario de Casa Eladio, un bar de Ávila profusamente decorado con símbolos franquistas, que se ha hecho famoso en los últimos días a raíz de la visita del exdiestro Francisco Rivera.  “Estuvo muy a gusto, tomó unas raciones y yo le regalé una taza y unos calendarios”, explica a la Cadena COPE. 

Por Casa Eladio pasan muchos clientes, algunos de Ávila pero también de lugares más lejanos como Santander, Asturias o Madrid y de diferentes ámbitos,  toreros, políticos, incluso futbolistas. Sin embargo Eladio prefiere no dar nombres. "Mira cómo está el tema”, advierte en relación a la polémica visita de Rivera que ha incendiado las redes sociales.

PINCHA AQUÍ PARA VER EL POLÉMICO VÍDEO DE FRAN RIVERA EN 'CASA ELADIO'

Lo primero que llama la atención es que Eladio nació justamente el año que murió Franco por lo que apenas coincidió con el dictador. “Nací en julio del 75 así que esos cuatro meses con Franco fueron los mejores de mi vida”. Eladio Blázquez es  de Navatalgordo un pueblecito de la provincia donde su abuelo, padre y algunos lugareños le hablaban del caudillo "y a mí me gustaba". 

“La gente sabe dónde va cuando entra en mi bar”

Eladio comenzó colocando la bandera y una foto de Franco en su establecimiento y ahora cuenta ya con todo "tipo de accesorios y merchandising", explica a la Cadena COPE. 

Con 18 años decidió irse a trabajar a Ávila -siempre dentro del mundo de la hostelería-, hasta que en 2005 decidió emprender una aventura en solitario y abrir su propio local. Enctonces colocó la bandera, las fotos y muchos otros objetos que con el tiempo ha ido recopilando.  “La gente sabe dónde va cuando entra en mi bar”, relata.

“Me pinchaban las ruedas del coche"

La particular estética del bar y de algunas de sus tapas -chorizos rojos o huevos rotos fusilados-  le ha causado algún disgusto.  “Me pinchaban las ruedas del coche, me hacían pintadas y me rompían los cristales”, lamenta.  Por eso ahora tiene un guarda de seguridad que vigila su bar por las noches.

Casa Eladio abrió sus puertas en 2005 pero fue a raíz de una denuncia de IU para que quitara una bandera situada en el exterior del bar en la que se leía 'zona nacional', lo que le dio fama y atrajo a los medios de comunicación.

También la intención del gobierno socialista de trasladar los restos de Franco del Valle de los Caídos le ha puesto de nuevo en la picota y ha hecho que aumente una clientela en su mayoría de gente joven, "chicos de 16 y 17 años”, señala. 

Lo más