CCOO lamenta la primera muerte laboral del año en Toledo

Un joven de 27 años falleció en la tarde de ayer tras precipitarse desde una altura de unos cinco metros mientras trabajaba en el cebadero de terneros

ambulancia

COPE TOLEDOALICIA MARTÍNEZ

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:44

Un joven de 27 años de edad ha fallecido este miércoles en accidente laboral, al precipitarse al suelo desde una altura de 5 metros cuando se encontraba trabajando en una granja de ganado vacuno.

El fatídico accidente tuvo lugar sobre las 17:00 horas en una finca situada en el kilómetro 5 de la carretera TO-3127, a la entrada del municipio toledano de Villaminaya.

Según ha informado el servicio de Emergencias 112 de Castilla-La Mancha, hasta el lugar del suceso se han trasladado una UVI y su correspondiente personal sanitario, que no ha podido hacer nada por salvar la vida del accidentado.

El trabajador fallecido era vecino de la propìa localidad de Villaminaya, a donde se había trasladado hace unos años procedente de Alcázar de San Juan acompañado por su pareja, que es profesora en un centro educativo de la zona.

CCOO insta la máxima implicación de la patronal y de la Administración en la sensibilización, información y asesoramiento a los empresarios

Este es el primer siniestro laboral mortal que se registra en Toledo y en CLM en 2020. La caída en altura es una de las causas más frecuentes de siniestralidad laboral con resultado de mortal; y con especial incidencia en pequeñas empresas, en microempresas con muy pocos trabajadores; sin representación sindical, sin delegados de prevención y, a menudo, sin ni siquiera conciencia de la necesidad y de la obligatoriedad de adoptar medidas y protocolos para eliminar los riesgos.

El desconocimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales no exime de la responsabilidad empresarial en la práctica totalidad de accidentes de trabajo, que siguen constituyendo una lacra tan dramática como injustificable y que una y otra vez ponen de manifiesto la ausencia de medidas básicas de seguridad.

El sindicato pide, exige, a la administración laboral y a la patronal que, cuando se produce un accidente así, adviertan del hecho a las empresas similares; que recuerden a todas y cada una de ellas las medidas preventivas que deben tener implantadas; y que les ayuden o bien a implantarlas, si aún no las tuvieran; o bien, si ya contaran con ellas, a revisarlas, para comprobar su adecuación real a las condiciones del centro de trabajo y a las tareas que en él se llevan a cabo.

Lo más