Un briocense ha recogido y reciclado más de 138.000 kilos de residuos en 38 años

Le apodan "El ecologista de Romancos" y creó, sin ánimo de lucro, el primer punto limpio solidario de España en 1981

Audio

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

COPE GuadalajaraMercedes Castellano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:14

Aunque natural de Brihuega, a Julio Sanz se le conoce como "El ecologista de Romancos", pueblo en el que reside y ha convertido, al menos, aspira a ello, en la localidad más limpia de Guadalajara y, si cabe, allende las fronteras provinciales. No en vano, desde hace ya 38 años, este osado y pertinaz briocense ha limpiado el entorno y el término municipal romanqueño de suciedad y deshechos de todo tipo que, tanto lugareños como visitantes, no han tenido reparo ni escrúpulos en arrojar, pero, además, ha sido receptor de todo género de enseres y residuos procedentes de hogares de la zona. De hecho, su parcela particular es el primer punto limpio solidario del país, creado en 1981.

Punto limpio solidario de Romancos, propiedad de Julio Sanz

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

Según su propia contabilidad, en estas casi 4 décadas dedicadas, a ratos, a la gestión de residuos, ha logrado recopilar, seleccionar y reutilizar "14.069 kilos de papel y cartón y 124.424 kilos de chatarra". Un total de 138.493 kilos de residuos que, tal y como ha explicado, él mismo clasifica y "se llevan con sus camiones una empresa de Guadalajara, que se llama Recuperaciones Alcarreñas, le dan tratamiento y vuelve a ser materia prima en las empresas para volver a poner en el mercado distintos aparatos, para seguir funcionando".

Pero lo que ha querido dejar claro este ecologista pasional es que "ni tengo el síndrome de Diógenes ni busco ningún lucro de lo que hago, sino que es simplemente compromiso con el medio ambiente porque el pequeño beneficio que obtengo, que es mínimo, lo dedico después a fines sociales, a colaborar con asociaciones, incluso, en el propio pueblo, hago pequeñas obras para la iglesia". Como botón de muestra, cabe señalar que los ingresos que le ha generado a Julio Sanz la venta de los residuos, los ha destinado al mantenimiento y restauración del patrimonio de Romancos, como la cantidad de 600 euros para obras en la iglesia o 700 para la ermita del Santo Cristo.

Lo más