Boletín

MANOS UNIDAS

“La mujer del XXI, no es siempre una ejecutiva de alta formación”

Manos Unidas trabaja por la formación, haciendo especial énfasis en la formación de la mujer

La mujer, que en la mayoría de los casos, no solo se ocupa de la familia, sino que es el puntal dónde pivotan la formación, y hasta el sustento

Manos Unidas- COPEMc Benítez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:43

En la presentación de la campaña contra el hambre, que este año alcanza su sexagésima  edición, Manos Unidas ha contado con el testimonio de Myrtha Beatriz Lezcano misionera seglar en Paraguay, que nos ha contado en los tres frentes en los que trabaja: la formación de prostitutas, en las cárceles, y en una población que vive en torno a uno vertedero en las inmediaciones de Asunción, capital de Paraguay, dónde son las mujeres las que separan los residuos en jornadas de 12 horas, para obtener una salario que como máximo llega a los 4 euros.

En ese escenario, se lucha contra la incultura, y se trabaja en la alfabetización de esta población, encerrada en un círculo de pobreza del que es muy difícil salir. Gran parte de ellos, provienen del campo, de dónde han sido expulsados para la extensión de monocultivos, y sin que el Estado Paraguayo se haya hecho cargo.

Siendo mal pensada, nos decía Myrtha, “no les conviene la formación de la población”, es evidente que es más fácil manejar a los que no conocen sus derechos.

Otro de los fenómenos que se producen, es la drogadicción de muchos adolescentes y jóvenes, cuyos padres, pero fundamentalmente madres han emigrado a España, y desde aquí envían dinero para mantener a la familia. Los hijos permanecen con los padres o los abuelos, y abandonan prematuramente la escuela, acabando en la cárcel.

La violación y abuso de menores se produce también con impunidad en todo el país, dándose el caso de que las mujeres que trabajan en el vertedero de Asunción, tienen que llevar consigo a sus hijas para evitar en lo posible este hecho. Muchas jóvenes mueren en los partos, y abundan las abuelas de poco más de 30 años.

Un panorama desolador, sin duda, que desde Manos Unidas se quiere paliar mediante el apoyo a proyectos de alfabetización, formación y habilidades, para intentar que esta y otras partes del mundo tengan herramientas para salir del círculo de la pobreza, con dignidad.

Lo más