Boletín

El aborial de Siero que no te puedes perder si vas a Cantabria

Se conserva en un rincón de Cantabria, en el valle de la Vega de Liébana, que desde siempre ha tenido una climatología más favorable

El aborial de Siero que no te puedes perder si vas a Cantabria

 

COPE CANTABRIA

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 01:03

El aborial es una formación de madroños. Se conserva en un rincón de Cantabria, en el valle de la Vega de Liébana, que desde siempre ha tenido una climatología más favorable. El madroño es un arbusto muy característico en el mediterráneo. De porte discreto pero que a veces, igual que ha ocurrido,  por ejemplo, en la Mata do Bussaco en Portugal, se han conservado durante muchísimo tiempo, adquiriendo carácter centenario y se  han podido desarrollar de forma espectacular. Quizá el más grandilocuente de los madroñales o madroñeras que se conocen en la península es el de aquí.

La designación de aborial llega porque el aborio es el nombre que le dan los lebaniegos al madroño y siero es la regadera que baja por esta zona y llega hasta al rio Quiviesa. Este lugar está emplazado a un kilómetro de la carretera principal de Liébana ( Santander- León).  Es un lugar desconocido, no está señalizado. Cualquier referencia que quieras buscar no aparece en ningún sitio  y tienes que remitirte a los viejos del lugar o al conocimiento directo. De hecho es un bosquecito, sobre el que se está trabajando actualmente, para hacer algún tipo de declaración de conjunto arbóreo singular ya que merece la pena que la gente pueda disfrutarlo.

 Al hablar de madroñeras uno espera encontrar arbustos y sin embargo aquí descubriremos árboles que tienen más de tres metros de circunferencia en la base. Una auténtica reliquia. Es uno de esos pequeños/grandes tesoros de la naturaleza que tenemos en Cantabria     
 

Lo más