Audio

El tren del sur o la inaplazable solución a los problemas de movilidad en Tenerife

Tiempo de lectura: 2Actualizado14:10

Miren, el tren es el único camino para resolver los graves problemas de movilidad terrestre que existen en las dos islas más pobladas de este archipiélago. La frase no es mía, es una afirmación del vicepresidente del gobierno regional Román Rodríguez ayer en el foro prensa ibérica, pero francamente no puesto estar más de acuerdo con tal aseveración.

Acierta de pleno el dirigente grancanario al formular una apuesta por esta infraestructura, que desde mi punto de vista revolucionaría de forma absoluta la forma que tenemos de comunicarnos en la isla de Tenerife, y vendría a solucionar el calvario que condiciona la vida de miles de tinerfeños a diario, que quedan atrapados en nuestras autopistas.

Fíjense que después vamos a hablar con el presidente del Círculo de Empresarios del Sur, y nos va a contar su hartazgo con el estancamiento económico que se está produciendo por la falta de vías de comunicación válidas en los tiempos que vivimos. Y es que estoy convencido, que ese gran motor económico que es el sur de la isla, y que se ha constituido en los últimos años en el segundo gran área metropolitana, experimentaría un despegue económico definitivo con un tren que le uniera en poco tiempo a la capital de la isla.

Piensen solo en cómo ha cambiado la vida de muchos tinerfeños el tranvía por ejemplo, una infraestructura que también encontró la oposición de algunos cuando se planteó el proyecto. Y piensen en la situación actual.

Y miren que no me vengan con el cuento de que hay otras prioridades presupuestarias que son más importantes. Los tinerfeños no tenemos por qué ser españoles de segunda división. Si valencianos, zaragozanos, malagueños o leoneses disfrutan del AVE, porque nosotros no podemos solucionar un problema acuciante con una infraestructura que es necesaria y me atrevo a decir que imprescindible.

Francamente confío en Román Rodríguez y Ángel Víctor Torres y los políticos tinerfeños encuentren la financiación necesaria y que los políticos tinerfeños echen el resto, para que la realidad del tren pueda ver la luz algún día.