TIEMPO LIBRE

Vacaciones, ¿qué hacemos con el perro?

Arranca un nuevo verano con planes y destinos por vivir, pero hacerlo no siempre es sencillo cuando contamos con miembros de cuatro patas en la familia

Consjeospara proteger a los perros este verano

Veterinarios piden precaución para evitar quemaduras, picaduras o dermatitis en los perros durante el verano

Yaiza Zerpa

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:38

A día de hoy las aerolíneas y otros medios de transporte ofrecen una más que aceptable política a la hora de viajar con animales de compañía. De la misma manera, cada vez más hoteles de nuestro país aceptan mascotas en sus instalaciones, contando con personal cualificado para atenderlos.

Pero no siempre es viable por parte del usuario ni de la mascota: bien sea porque el viaje es demasiado largo o porque el precio final se dispara entre costes de viaje y estancia, en la mayoría de las ocasiones terminamos pidiéndole un favor a familiares o amigos. Y esto, si bien puede solucionarnos el problema, no siempre es la mejor opción, sobre todo si la mascota padece alguna enfermedad o convalecencia. Y es esta disyuntiva la que ha creado y expandido un tipo de oferta muy interesante en el mercado: medios de transporte, hoteles y residencias exclusivas para mascotas.

En España, si bien no es una práctica muy extendida, sobre todo en centros urbanos, sí es cierto que existen muchas instalaciones en nuestra geografía que ofrecen estancias de calidad para nuestros amigos peludos en las afueras de nuestras ciudades. Por lo que, si tienes pensado viajar y quieres probarlo, estas son algunas de las recomendaciones útiles a la hora de valorar los hoteles que encuentres más cerca de ti.

PREGUNTAR, PREGUNTAR Y PREGUNTAR

Lo primero es acercarte a las instalaciones y verificar que la publicidad es real. Todo lo que publiquen debe estar visible y dispuesto para una visita guiada y las actividades y recreaciones, en óptimas condiciones. Eso incluiría poder observar cómo viven otros animales residentes ya que ellos te servirán como baremo en tu control de calidad.

El segundo y prioritario es investigar el coste total de la estancia. Dar por sentado que el precio por noche lo incluye todo puede causarnos sorpresas muy desagradables ya que en muchas ocasiones, los servicios que quedan excluidos del precio ofertado son los más importantes. Aquí se pone de relevancia algo que suele pasarse por alto y es el alojamiento de más de una mascota. Para este caso, busca aquellos hoteles que oferten estancias preparadas para más de un animal.

Igualmente importante es el equipo humano. Éste debe estar oficialmente formado y especializado para la tarea que desarrolle. Como cualquier otra empresa seria, no tendrá problema en publicar las referencias curriculares de sus miembros. Y lo mismo si cuentan con sellos de calidad a nivel nacional, europeo o internacional, lo que significará que cumplen los cánones de calidad estándar para cada caso. Tampoco aquí podemos dar nada por supuesto y se hace indispensable preguntar por el servicio veterinario, lo que incluye y las personas a cargo. Sobre todo, en caso de ser necesarios cuidados médicos específicos.

Otro punto interesante es el seguimiento a distancia de tu mascota. Y es que, en plena era digital, muchas de estas empresas ofrecen a sus clientes fotos diarias o acceso a webcams donde podrán, en todo momento, acompañar a su mascota mientras disfruta de su estancia en el hotel. Y en este punto, nunca está de más preguntar por los sistemas de seguridad del centro, sobre todo, si tu perro es de raza: medios de los que disponen para evitar que las mascotas escapen o puedan ser sustraídas en cualquier momento del día o la noche.

Y finalmente, pero no por ello menos importante, debemos investigar a cerca de la comida que se sirve. En qué ingredientes está basada; si se abastecen de granjas o mercados cercanos; si está patrocinada por alguna marca; y si es posible que nuestra mascota reciba una dieta en particular de ser necesario. Puntos que pueden marcar la diferencia a corto plazo para nuestra mascota y a largo plazo, para nosotros: comida inadecuada o en malas condiciones puede traducirse en costes veterinarios extras, durante una buena temporada.

En cualquier caso, ten en mente que ellos están realizando un servicio por el que te cobrarán, así que pregunta todo lo que quieras y se te ocurra. Si ofrecen calidad, no tendrán reparo en responder y demostrar que no tienen nada que esconder. Y con la tranquilidad de dejar a tu mascota en buenas manos, puedes comenzar a vivir tus vacaciones a gusto. De haber problemas, esta vez no será “por culpa del perro”.

Lo más