Boletín

SUCESOS

“Yo puedo ser pobre, pero no soy un desgraciado”

José dice que por ahora no va a prenderse fuego o suicidarse, pero que seguirá con la huelga de hambre para recuperar la custodia de su hija.

Audio

Carla Larrabeiti RamírezAgencias

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:40

El hombre que se atrincheró ayer junto a su mujer, en el barrio de Escaleritas, en Las Palmas de Gran Canaria, alega que los argumentos que le aportó el ejecutivo regional para quitarle la custodia de sus hijos son falsos.

En nuestros micrófonos en 'La Mañana de COPE Gran Canaria' ha asegurado “que su mujer y él pueden cuidar mejor de la menor que en el centro que le han asignado”.

“Me quitaron a mi niña en el centro de salud”

“Fuimos a llevar a mi niña de dos meses al centro de salud para ponerle la vacuna y la brigada nos estaba esperando. Nos engañaron, nos llevaron a la comisaría y nos quitaron a la niña”, añadió.

Tras este incidente, José y su mujer desesperados por esta situación, se subieron a la azotea de un edificio donde habitan como okupas y amenazaron con prenderse fuego si servicios sociales no les devolvía a su hija menor. Tras negociar con la policía, finalmente se les quitó la idea de la cabeza y entraron en razón.

“Yo puedo ser pobre, pero no soy un desgraciado”

Actualmente percibe una ayuda del paro de 430 euros, después de haber trabajado en Parques y Jardines en Vecindario. Dice que este mes le pararon esa ayuda debido a los problemas que ha tenido con servicios sociales y su hija.

"Yo no me resisto a perder la custodia de mi hija, pero ya  la tengo perdida. ¿Cómo van a llevar a una niña de dos meses a un centro en El Monte(Tafira), cuando ese centro no está adaptado para un bebé?”, añadió.

La asistenta nos dice que  está todo bien, les doy un certificado que pone que no fumo droga y hay 1 o 2 personas que no nos tragan y  nos dicen que vamos borrachos y mal vestidos y que maltrato a mi mujer a mis hijos... Yo no puedo cometer ese desliz, ni un error, tiene que haber algo detrás de dinero, algo que se me escapa”, aseguraba en antena muy alterado.

José dice que por ahora desiste de su idea de prenderse fuego o suicidarse, pero que sigue con la huelga de hambre que empezó hace 2 semanas, para luchar contra la situación de su hija menor. Espera que le busquen una solución y que les devuelvan a sus hijos.

La retirada de la custodia de su hija era urgente

Desde el Gobierno de Canarias aseguran que la retirada de la custodia del menor a los padres era urgente. "Como Dirección general de Infancia y Familia trabajamos en la defensa del bienestar de los menores y estamos obligados a actuar cuando una situación puede terminar por poner en peligro la integridad física y los derechos de los menores. No puedo aportar circunstancias concretas pero este caso requería una actuación urgente e inmediata", sentenció el viceconsejero de Políticos Sociales Francisco Candil.

Con carácter general explicó que antes de una retirada de custodia hay "declaración de riesgo, visitas, actuaciones de técnicos municipales, sanitarios, y siempre hay mucho tacto por parte de los técnicos".

"La realidad es que tras cada intervención hay una situación de fracaso familiar y social, y actuamos con el mejor de los criterios, siempre haciendo lo mejor para el menor", mantuvo.

Sobre el caso concreto, solo quiso indicar que algunos de los otros 7 menores retirados a esta pareja están aún en custodia del Gobierno de Canarias, mientras otros han sido adoptados por familias.

Candil repasó también algunas cifras y dijo que en Canarias hay 154 menores en situación de protección, más de 1.000 en acogimiento familiar y 2.500 casos de situaciones de menor en riesgo.

"Se intenta prevenir, pero aquí no es el primer caso y tenemos que velar por el menor, porque nos lo pide la ley y creo que nos lo manda la ciudadanía", concluyó.

Lo más