COPE

INMIGRACIÓN

María Afonso, voluntaria de Cruz Roja: “Los que gritan a los inmigrantes deberían estar aquí y ver esa mirada”

El ministro Escrivá reconocía la labor de esta voluntaria jubilada que pasa noches enteras cuidando de los inmigrantes

Audio

Foto cedida

Ainhoa MartínArguineguín

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:52

María Afonso es una de las voluntarias en edad de jubilación de Cruz Roja que cada día acude al Muelle de Arguineguín a ayudar en lo que se necesita junto a su marido. Lleva ropa o comida tanto a los adultos como a los niños de los que según confesaba en los micrófonos de COPE Gran Canaria suele encariñarse.

Esta mañana comenzaba su jornada a las 8:00 horas, y aseguraba no saber a qué hora iba a terminar, ya que había llegado una patera y su instinto le decía que llegaría alguna embarcación más. No se equivocaba, horas más tarde se localizaba otro cayuco cercano al Faro de Maspalomas.

Su vida siempre ha estado ligada al voluntariado, y no solo porque su marido también sea voluntario y su hijo trabajador de Cruz Roja, sino porque toda su vida ha desarrollado actividades relacionadas con ayudar a los demás. “He trabajado en Protección Civil, después en una clínica y, cuando me rompí la cadera y tuve que dejarlo, decidí meterme en Cruz Roja porque no podía estar sin hacer nada”.

Y este esfuerzo también lo ha reconocido el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su visita a Canarias. “Cuando he estado en el muelle he visto que Cruz Roja y voluntarios como Mari, una pensionista con su marido, trabajaban en esas condiciones y de forma absolutamente voluntaria. Cuando ves la solidaridad con la que algunos tratan este drama migratorio es sobrecogedor”.

El ministro se interesaba por las horas que había pasado la voluntaria en el muelle y se sorprendía ante su dedicación. “Yo solo le dije que había pasado toda la noche atendiendo a los inmigrantes que habían llegado y se sorprendió de que lo hiciera desinteresadamente”.

Las horas de sueño perdidas, las largas jornadas en el Muelle de Arguineguín que no le permiten estar más tiempo con su familia o realizando labores del hogar no le pesan a esta voluntaria jubilada. “Con tal de ayudar y que esta gente se sienta bien ya me compensa”, insistía. María señala que su compañía, sentirse acogidos y tranquilos y saber que no les va a pasar nada es lo que más les reconforta y lo poco que les puede dar ahora mismo.

¿Y la recompensa de todo esto? La voluntaria lo tiene claro: las miradas.“Con las mascarillas no nos vemos si reímos o no, pero les ayudamos y día a día los vemos mejor. Lo vemos en sus ojos”, apuntaba. Incluso, en ocasiones, celebran pequeñas fiestas con lo que tienen a su alrededor, ya que con unas garrafas de agua vacías y sus manos crean ritmo al son de la alegría que sienten por la labor humanitaria de los voluntarios que les cuidan.

Por esta razón María no sabe muy bien qué decir a aquellos que suben vídeos a redes sociales con comentarios vejatorios hacia estas personas. “Deberían estar aquí y ver esa mirada y ese miedo en sus ojos y en su pecho, es un dolor inexplicable”, confesaba.

“A la gente solo decirle que valore que son seres humanos, no cosas, solo les cambia el color de la piel”.

Según la voluntaria, en estos meses que quedan para finalizar el año les espera aún un trabajo duro por delante. Buscando ropa, comida, acompañándoles a asearse y prestándoles su compañía.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar