• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

SUCESOS

Detenido por gastarse 3.800 euros en apuestas de la tarjeta de crédito de su vecino en Gran Canaria

Al hombre se le acusa como presunto autor de delitos de revelación de secretos, estafa bancaria y usurpación de estado civil.

Guardia Civil, foto de archivo.

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:38

La Guardia Civil del Puesto Principal de Puerto Rico-Mogá, en Gran Canaria, ha detenido a un hombre de 56 años y con antecedentes por quedarse con la carta de un banco dirigida a un vecino que contenía una tarjeta de crédito y gastarse unos 3.800 euros en apuestas online y recargas telefónicas.

Según informa la Benemérita, el pasado 5 de marzo un hombre denunció que personas desconocidas se habían apropiado de una tarjeta de crédito que su entidad bancaria le había mandado por correo.

De esta manera, añadió que habían realizando con ella numerosas operaciones en diversas páginas webs de apuestas online y recargas de telefonía móvil, causándole un perjuicio de 3.800 euros aproximadamente.

Mientras, de las gestiones de los agentes con las empresas de apuestas y telefonía móvil se obtuvo información de la persona que había realizado las apuestas, el cual no solo usó su verdadera identidad, sino que también utilizó la identidad de su padre, ya fallecido, y la de una persona que con la que había compartido vivienda unos meses antes.

Así, la Guardia Civil determinó que el hombre realizó un total de 42 apuestas online por importes que oscilaban entre los 5 y los 250 euros, así como 4 recargas de teléfonos móviles, sumando todo ello un total de 3.753,5 euros, utilizando para ello las tres identidades mencionadas.

Por todo ello la Guardia Civil lo detuvo como presunto autor de un delito de revelación de secretos, al haberse apoderado y accedido al contenido de una carta personal del denunciante; por un delito de estafa bancaria al haber utilizado la tarjeta bancaria del denunciante para efectuar las apuestas y las recargas de telefonía, causando un perjuicio económico al denunciante; y por último, un delito de usurpación de estado civil al haber utilizado la verdadera identidad de otras personas de su entorno para camuflar su actividad delictiva.

Lo más