Boletín

Descubre los secretos de Isla de Lobos

Un pequeño islote al norte de Fuerteventura apenas conocido con más de 120 especies de flora y fauna

Imagen de archivo

Alex Martín Ros

Redacción Canarias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:06

Es necesario pedir un permiso al cabildo de Fuerteventura para poder acceder al islote de Lobos, pero seguro que todos los visitantes recordarán con cariño la excursión. Está situada al noroeste de Fuerteventura y pertenece al municipio de La Oliva, de cuya costa le separa dos kilómetros. En esa distancia, el mar no supera la profundidad de 10 metros por lo que el espacio entre Lobos y la isla majorera se le conoce popularmente como “El Río”.

Se trata de una pequeña isla de tan solo seis kilómetros cuadrados totalmente protegidos, que conforman el parque Natural del Islote de Lobos, en donde podemos encontrar más de 120 especies vegetales y distintas aves, entre las que se encuentran la gaviota argéntea o la pardela cenicienta.

Antaño, las focas monje tuvieron también un núcleo poblacional en el islote, pero actualmente están extinguidas en esta zona. Los pescadores las erradicaron al considerar que afectaba a su trabajo al reducir los recursos pesqueros.

Los visitantes podrán disfrutar de esta pequeña isla en un servicio de transporte. Los amantes de los deportes náuticos son los principales visitantes de Lobos, en donde también podemos encontrar un pequeño restaurante regentado por los herederos del que es su último farero, Antonio Hernández Páez, que vivió en el islote hasta el año 1968, junto con su familia.

Actualmente ese faro está restaurado y es otro de los atractivos turísticos del islote. Desde el año 2007, la titularidad de la isla es pública. Los primeros datos que se conocen de este territorio provienen de estudios llevados a cabo por técnicos de la Universidad de La Laguna. Nos cuentan que los romanos situaron un asentamiento en la isla, que tenía que ver con la obtención del tinte purpura.

Posteriormente, fueron los piratas los principales pobladores de la isla, en la que se refugiaban y realizaban reparaciones en sus embarcaciones. Se sabe que al menos una persona ha nacido en el islote. Se trata de Josefina Pla, una poetisa que nació en 1903 y que tiene una estatua situada cerca de la playa de La Calera.

Lo más