INMIGRACIÓN

Cáritas se hace cargo de migrantes abandonados en Fuerteventura

Es la tercera vez que esta organización acoge y atiende a estas personas ante el desbordamiento de los CIE en el archipiélago

Audio

Cedida: Onda Fuerteventura

Redacción CanariasCarla Larrabeiti Ramírez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:52

Cáritas Diocesanas vuelve a acoger por tercera vez a inmigrantes que llegan a Canarias de forma irregular ante el desbordamiento de los Centros de Internamiento para Extranjeros. Ayer domingo, 13 de enero, 36 personas durmieron frente a la Casa Parroquial, después de abandonar las dependencias de la Policía Nacional en Puerto del Rosario.

A pesar del anuncio del ministerio del interior de habilitar el CIE de El Matorral en la isla, voluntarios y el propio párroco de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, tuvieron que acoger a estas personas por falta de espacio en otros centros.

Juan Carlos Medina, párroco de Nuestra Señora del Rosario en Cáritas de Puerto del Rosario, contaba en los micrófonos de COPE que se dió cuenta de la presencia de estas personas cuando salió a celebrar la misa en su parroquia.

“Ellos estaban aquí, en el patio delante de la parroquia. Yo no sé quién les dijo que vinieran, pero habían pasado aquí la noche. Se avisó al voluntariado y los atendimos con los recursos que tenemos", añadió.

También relata que habían estado toda la mañana cerca de Cáritas tras pasar la noche: “Se les dio desayuno, pudieron pasar al baño, a alguno de ellos se le compro calzado porque lo necesitaban y pasaron aquí toda la mañana hasta el mediodía”

El párroco asegura que no tiene constancia de donde se encuentran los inmigrantes en este mismo momento. “Yo sé que aquí en Fuerteventura han ido habilitando espacios para acogerlos, el Albergue de Tefía, hay un sitio y demás, pero no sé ahora mismo darte información”.

Juan Carlos Medina también insistía en que habían pasado toda la noche fuera y que cuando el salió a la calle se los encontró por la mañana en el patio de las dependencias de Cáritas. Dice que la imagen que se encontró fue la de unas personas durmiendo en unas colchonetas que ellos mismos habían conseguido. “Avisé a los voluntarios, nosotros le acogimos y les ayudamos con nuestros propios recursos. Al mediodía se fueron y no sé donde se encuentran ahora mismo”.

El párroco dice que es la primera vez que vive esta experiencia“Se trata de la realidad de la inmigración y hay que tomar conciencia de que hay que ayudar con lo que tenemos”.

Desde la delegación del Gobierno aseguran que Cruz Roja ya tiene todas las autorizaciones para alojar a estas personas en el hospitalito de Ampuyenta, una infraestructura cedida por el cabildo majorero.

Lo más