COPE

El rescate de Virgilio tendrá que esperar: "Actuar allí ahora es imposible"

El Servicio de Emergencias del Principado espera poder enviar mañana helicópteros y drones hasta la zona para poder evaluar las dimensiones del alud

Audio

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:30

Actuar con la "máxima seguridad" será la prioridad en el rescate, que se prevé largo, del operario de conservación de carreteras que el pasado viernes quedó atrapado por una avalancha de nieve de más de un kilómetro, alud que acabó también con la vida de su compañero cuando ambos se encontraban trabajando con una máquina quitanieves en el puerto asturiano de San Isidro.

Hasta que no haya "seguridad absoluta " de que no va a haber otro alud de las mismas características no se va a entrar en la zona en la que se cree que se encuentra sepultado el trabajador, según ha asegurado hoy el jefe de zona de Bomberos de Asturias, Francisco Barreñada, que ha advertido de que la nieve se sigue acumulando en la zona y no se va a ir de un día para otro, por lo que habrá que "tener un poco de paciencia y no correr riesgos innecesarios".

Tras reconocer que el alud que cayó sobre la máquina fresadora "fue brutal" , Barreñada ha advertido de que la zona a delimitar para el rastreo "es bastante amplia", cuenta con una inclinación del 70 por ciento y no es accesible desde la parte inferior de la avalancha, mientras que llegar desde la parte superior "va a llevar bastante tiempo" porque hay que asegurar que no haya nuevos aludes que pongan en peligro más vidas.

Aunque hoy sigue nevando en la zona donde tuvo lugar el accidente, a unos cuatro kilómetros de la cima del puerto de San Isidro, las previsiones apuntan a que el miércoles y el jueves no habrá precipitaciones y que se abra una ventana meteorológica que permita sobrevolar la zona con helicópteros o drones de la guardia civil.

Según el bombero rescatador Antonio Villena, con esos medios podrán comprobar cuánta nieve hay y cuánta puede caer en otras avalanchas para poder iniciar las operaciones de sondaje en una zona escarpada que exigirá que los rescatadores vayan asegurados con cuerdas desde la parte superior.

Según Villena, no es un alud clásico, con poca pendiente ya que, en este caso tiene casi un kilómetro de longitud por encima de la calzada de la AS-253 y de otros 200 metros por debajo de la vía, con esa pendiente del 70 por ciento, que es donde se encontró partida en trozos la máquina fresadora el pasado sábado.

Junto a los medios aéreos se está barajando también usar georradares y otros medios técnicos, aunque aún no hay tomada ninguna decisión, según ha señalado la consejera de Presidencia del Principado, Rita Camblor, que ha visitado hoy el puesto de mando avanzado que coordina las tareas de rescate.

Camblor ha señalado que nadie, ni la unidad canina, se ha aproximado a la zona desde que el pasado sábado por la tarde se suspendió la búsqueda del operario y que en los dos próximos días, si el tiempo da una tregua, se verá si es posible hacer "alguna actuación con seguridad" de los profesionales de los grupos de rescate.

"La prioridad es la máxima seguridad para todos los profesionales que participan en el rescate", ha subrayado Camblor que ha asegurado que se mantienen en contacto permanente con la familia del trabajador accidentado, "una familia colaboradora y realista con la situación" que, dentro de la gravedad de lo sucedido "lo está llevando bastante bien".

Los operarios que trabajaban con la máquina quitanieves -el fallecido César Fernández, de 53 años, y Virgilio García, de 61- fueron sepultados el viernes por la avalancha de nieve cuando se habían bajado del vehículo para intentar desatascar la chimenea de la fresadora en las proximidades de Riofrío, a cuatro kilómetros de la cima del puerto.

Los trabajadores habían sido enviados a San Isidro para realizar labores ordinarias de mantenimiento de la carretera, que se cerró el jueves al tráfico por las intensas nevadas pese a lo cual al menos dos vehículos -uno de ellos con un bebé a bordo- se habían quedado atrapados en la subida tras refugiarse en algunas de las viseras antialudes de la vía.

Además, el conductor de una furgoneta, que fue el último en ver a los trabajadores de la quitanieves, resultó herido y evacuado a León tras ser arrastrado por el alud cuando se encontraba fuera de su vehículo, que circulaba detrás de la fresadora.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo