Los encerrados de Vesuvius esperan poder hablar con los Reyes y la Princesa

Los trabajadores, que llevan una semana en la Catedral de Oviedo, quieren explicar su situación  a la Familia Real 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:48

Los trabajadores de Vesuvius encerrados en la Catedral de Oviedo desde hace una semana mantendrán la protesta hasta tener garantías sobre las recolocaciones en el plan de reindustrialización y han asegurado que si la Familia Real les visita les “explicarán el problema” que viven las 128 familias afectadas por el cierre de la actividad industrial.

El Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, había sugerido este miércoles la posibilidad de que en el caso de que la Familia Real “tuviera a bien” pudiera realizar “un gesto” hacia los encerrados aprovechando su visita al templo, mañana, dentro de los actos programados con motivo de los premios Princesa de Asturias.

Los encerrados han asegurado que, en el caso de que se produjera ese “gesto” les “agradecerían” la visita a los reyes, a la princesa Leonor y a la infanta Sofía y les explicarían cuál es la situación actual en la que se encuentran los trabajadores de las plantas de Langreo y Miranda de Ebro, que serán despedidos a partir del 31 de octubre, con el cese de la actividad industrial.

Por primera vez desde que iniciaron la protesta, han permitido la entrada de los periodistas al despacho del deán, Benito Gallego, donde pasan las horas sin más contacto con el exterior que las visitas que reciben del comité de empresa o el calor de las muestras de apoyo que perciben en las concentraciones a través de las rejas de la estancia.

“Estamos entre cuatro paredes y parece una cárcel, pero vamos a seguir y vamos a por todas”, han afirmado.

Los encerrados, dos de ellos con hijos pequeños, y el tercero ya con nietos, han incidido en que, aunque ya desconvocaron la huelga de hambre, los médicos van a continuar controlándoles “periódicamente” su estado físico y anímico.

Acompañados del presidente del comité de empresa, Juan Manuel Suárez Baragaño, han asegurado que continuarán en el encierro hasta que les ofrezcan garantías del plan de reindustrialización y han anunciado que “irán a picar” a la casa de aquellas personas que les tendieron la mano y luego no cumplieron su compromiso porque tienen una responsabilidad con los trabajadores, las cuencas y Asturias.

Lo más