COPE

El HUCA da luz verde para que Eduardo Moráis vuelva a ser trasladado a Madrid y comenzar a recibir tratamiento

El jóven de Trubia lleva varios días ingresado en el HUCA adonde llegó inconsciente debido a su enfermedad

Eduardo Moráis

Redacción COPE Asturias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:53

Después de varios ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), por fín Eduardo Moráis tiene permiso del hospital ovetense para ser trasladado (por segunda vez) a Madrid para recibir en el Hospital Rúber el tratamiento adecuado a la enfermedad que sufre; desconexiones neuronales que ya le han causado daños fisiológicos. Eduardo lleva varias días ingresado en el HUCA adonde llegó inconsciente desde su domicilio. El pasado fin de semana, su mujer Patricia Fernández volvía a hacer una llamada desesperada porque la dirección del HUCA no le firmaba el papel que autorizaba a que Eduardo Moráis fuese derivado al Servicio de Salud del Principado (SESPA), y de ahí a Madrid.

El pasado mes de octubre se conocía mediáticamente el caso de Eduardo después de que el pasado 18 de agosto se conocía su enfermedad que le hacían empeorar a cada día que pasaba. Un compañero de trabajo le llegó a encontrar inconsciente en el vestuario de la fábrica en la que trabajaba, por lo que rápidamente era trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del HUCA. Ya en el hospital, comenzó a perder la movilidad y la sensibilidad en la parte izquierda de su cuerpo. Después de un sinfín de pruebas se le diagnosticó un trastorno neurológico funcional que solo era tratable en el Hospital Rúber de Madrid. Entonces, el Servicio de Salud del Principado le denegaba el traslado a esta clínica por "cuestiones políticas entre comunidades". A partir de ahí, su familia, en especial su mujer Patricia se hizo eco de su caso a través de las redes sociales para que el SESPA accediese a ese traslado. Después de varios días de lucha en los que la Cadena COPE también se hizo eco de su caso y de las trabas del Principado, Eduardo era trasladado a la Rúber donde se le evaluaba para saber si era apto a recibir el tratamiento. Una vez que su caso era aceptado, volvía de nuevo para su casa a esperar la llamada del Hospital madrileño y comenzar a recibir el tratamiento. Otra vez la burocracia se interpuso en su camino. Ahor, por fín, Eduardo será trasladado a Madrid para seguir atisbando luz a final del túnel.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo