Boletín

Entrevista

"A nuestro hijo aún no le hemos dicho que me voy del Sporting"

COPE ASTURIAS charla con André Sousa. El centrocampista portugués se despide "con pena" pero repartiendo agradecimientos por un año muy intenso en Gijón. 

Audio

Carlos LlamasFoto: @asousa8

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 18:46

André Sousa emprende el viaje de vuelta a Montijo (Portugal). En la maleta, el contraste del fútbol: todo aquello que soñó y no se hizo realidad. En Gijón deja un cariño mucho más intenso del que cabe en diez meses. Al pequeño de la casa aún no le han contado que, después de las vacaciones, ya no acompañará a su padre a El Molinón y a Mareo. "Me voy con mucha pena, de corazón", se sincera Sousa durante la entrevista en COPE Asturias.  

De vuelta a casa, ¿con qué sensación?

El cambio siempre es difícil, más cuando las cosas no acaban como quieres. Pero así es el fútbol y así es nuestra vida.

¿Necesitaba que llegara el final de la temporada?

A nivel emocional, sufrí desgaste. Y más tal y como fue la segunda parte de la temporada. Si estás jugando, lo pasas algo mejor. Pero ya tenía ganas de ir a casa, ver a mi familia, a mis amigos y desconectar un poco.

¿Es cierto que salió muy emocionado del vestuario el pasado sábado al acabar el partido?

Son momentos en los que afloran mucho los sentimientos. Ya me conocéis un poco: soy una persona muy sentimental. Me costó mucho despedirme de mis compañeros y de la ciudad. Los quiero mucho. Quiero a la ciudad, al club, a la afición. Me dieron un cariño increíble. No me lo esperaba. También doy las gracias a la prensa, siempre fueron correctos conmigo. Gracias a todos por el cariño. Salí con mucha pena, de corazón, mucha pena. Pero es así el fútbol. Hay cosas que no se pueden controlar.

Su hijo ha sido muy feliz en Gijón. ¿Cómo le han explicado que ya no volverá a Asturias?

Sí, mi hijo estaba muy bien en Gijón. Habla el castellano mejor que sus padres. Creo que aún no se ha enterado. Le hemos dicho que nos vamos de vacaciones. Se va a enterar de todo cuando no volvamos a Gijón. Ahora, como va de vacaciones, va encantado.

Ha jugado poco, se va sin triunfar en el campo. ¿Por qué cree que ha recibido tanto cariño este año?

Creo que tiene que ver con mi personalidad. Siempre fui muy sincero, desde el inicio, siempre muy positivo, con una sonrisa. También cuando las cosas no iban como quería. Pero mi personalidad es muy parecida a la de las personas de Gijón: muy cercano, muy sentimental. Y eso nos acercó mucho más. He intentado devolver ese cariño que me dieron. Estoy muy feliz por ello. Ha sido un apoyo increíble.

Tuvo un fin de semana repleto de despedidas...

El sábado y el domingo tuvimos dos comidas. Por un lado, los amigos del colegio de mi hijo. Y después con los niños y padres del equipo de Mareo. Fueron diez meses, poco tiempo, pero vividos con mucha intensidad. Nos llevamos muchos amigos. Fueron emocionantes esas dos despedidas. Pero seguro que nos vamos a ver más veces. Visitaremos Gijón. Y no sabemos qué puede pasar en el futuro: el fútbol cambia mucho.

¿Asume que en el fútbol lo difícil es triunfar? ¿Que es más habitual convivir con las decepciones?

Sí, la vida es así. El fútbol, y otras profesiones, tiene muchos cambios. En el fútbol hay modificaciones en todo momento. Ahora recuerdo la ilusión que tenía al llegar... Miré vídeos de la afición, del 'Templo', vi muchas cosas. Tenía una gran ilusión por el Sporting, ganas de triunfar, de demostrar esa voluntad. Pero en el fútbol hay cambios, y el del entrenador no me vino bien a mí. Pero fue una cuestión técnica, solo eso. Nunca tuve ningún problema, ni ninguna molestia, no me perdí entrenamientos. Fueron motivos técnicos. Yo no lo pude controlar. Pero podía controlar otras cosas y lo hice: mis ganas, mi sonrisa, mi apoyo a los compañeros... De eso no dejé nada por hacer. También quiero destacar el vestuario que teníamos: ha sido muy bueno.

¿Habló con José Alberto? ¿Por qué no jugó más?

Hablé con él, pero hay cuestiones que son privadas. Lo que dijo a la prensa me lo dijo a mí. Destacó mi comportamiento. Pero yo tenía la sensación de que, hiciera lo que hiciera, no iba a cambiar nada. Ahora ya no es el momento para hablar de ello. Me despedí de José Alberto, le deseé mucha suerte. Deseo mucha suerte al Sporting. Este club merece estar entre los mejores de España.

¿Dónde va a jugar la próxima temporada?

Tengo contrato con Os Belenenses. Pero todavía no lo sé. A ver qué pasa. Tengo algunas opciones. La crítica en España quedó positiva con lo que jugué en la primera parte de la temporada.

¿Le gustaría seguir en España?

Sí, sí, mucho. Pero de momento no lo sé. Soy sincero: no sé nada. Esta semana comeré con mi representante y comentaremos todo.

¿Le queda la sensación de que había equipo para haberlo hecho mejor?

Sí. Cuando nos medimos a los de arriba, no me pareció que tuvieran mejor plantilla. Pero con decirlo no vale. Hay que tener regularidad, si no es imposible. Al principio, con Baraja, no ganábamos fuera. Después, con el nuevo míster, nos costó en casa. Se nos fueron muchos partidos. Así es difícil.

Hubo varios jugadores con poca participación este curso. ¿Qué compañero cree que pudo aportar más?

Hay un jugador que me gusta mucho, que es Robin Lod. Si se queda, por lo que leo, por lo que hablé con él, tiene mucho para dar al Sporting. Si tiene más confianza, protagonismo y se siente más importante en la plantilla. Esto es muy relevante: un jugador con confianza es otro jugador.

¿Y cree que Robin puede continuar en Gijón?

Lo dijo en la prensa y me dijo que sí. Si tiene más protagonismo, querría seguir. Es difícil que un jugador quiera salir del Sporting. Es mi amigo, le deseo mucha suerte en Gijón. Su suerte será la del Sporting.

Geraldes también es su amigo. ¿Cómo ve su posible continuidad?

No lo sé. Cuando hablé con él la ultima vez, me dijo que estaban en negociaciones. Le llamaré estos días. Esta ha sido la cuarta temporada que juego con él. Somos amigos; las familias, también. Me costó mucho despedirme de él. Tenemos unas amistad muy grande, hemos estado muy juntos en Gijón. Geraldes se merece lo mejor. Y seguir en el Sporting, él lo sabe, es lo mejor para él. Espero que pueda continuar.

Elija un momento de estos meses en Asturias...

¡Qué difícil es elegir solo uno! Fueron muchos, y muy buenos. Muchas grandes experiencias. Pero el primer partido en El Molinón es un recuerdo para siempre. Miraba a la grada, había familias, abuelos con sus hijos, con sus nietos, y veía la pasión y la ilusión que tenían por su equipo. Pensaba: '¡esto es increíble!'. Ese primer partido es inolvidable. Siempre lo tendré presente.

Lo más