Triunfo y épica

Los siete héroes del Barris Nord

"Era hasta gracioso vernos calentar. No recuerdo haber jugado nunca así, ni con ocho ni con nueve", dice Álex Reyes, muy feliz tras ganar en Lleida. 

Audio

Deportes COPE Asturias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:12

En momentos de máxima tensión, con las derrotas acechando al Liberbank Oviedo Baloncesto, la previa del partido de este martes en Lleida también deparó algunas sonrisas. “En la rueda de calentamiento, mirándolo desde el punto de vista positivo, era hasta gracioso pensar en la estampa de los aficionados al llegar al pabellón y ver solo a siete jugadores. Se preguntarían: ¿y los otros dónde están, en el vestuario o dónde?”. El relato lo construye Álex Reyes, uno de los siete héroes del pabellón Barris Nord. El tercer triunfo de la temporada (83-89) no es una victoria más. A la necesidad de romper la mala racha se suma un carácter épico que ha recibido los elogios de la Asturias deportiva.

El Liberbank Oviedo se presentó en Lleida acuciado por las bajas. "El trabajo fue fantástico; y el esfuerzo, muy grande. Estamos muy contentos”, dice sonriendo el alero del equipo asturiano. “Tuvimos que jugar cinco jugadores casi todo el partido. Sin rotaciones es complicado. Sergio Arias, del equipo de Primera Nacional, salió y dio el do de pecho. José Blázquez, con solo una sesión de entrenamiento con nosotros, también lo dio todo”, destaca Reyes.

“No recuerdo haber jugado un partido con siete. Ni con ocho ni con nueve. Era una situación muy compleja”, recalca. La fotografía en el interior del vestuario servirá como recuerdo para siempre. “Quedó chula; era un momento de mucha alegría. Había que sacar esa foto después de una victoria tan... curiosa”. Álex Reyes finalizó el partido con grandes registros: 18 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias. “Al jugar tan pocos, los números de cada uno se vieron incrementados”, concede con naturalidad.

El Oviedo Baloncesto intenta emerger desde la zona baja de la clasificación, a falta de consolidar una racha positiva de victorias. “Sí, puede ser un punto de inflexión. Los anteriores partidos veníamos haciendo un grandísmo trabajo. Contra Valladolid, Palencia, Cáceres... El hecho de no ganar te lastra. Ayer nos quitamos un peso de encima. Además de trabajar bien, nos llevamos el partido para casa”. El sábado, nueva cita en Pumarín, donde este miércoles un grupo de aficionados ha recibido a los siete de la gesta de Lleida.

Lo más