• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

En La Paloma

El doble sufrimiento de Jimmy

El centrocampista del Real Oviedo vive con preocupación, como jugador y también como aficionado, el mal inicio de temporada. 

Audio

Deportes COPE Asturias

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:18

Jimmy Suárez está enfadado con el inicio de temporada del Real Oviedo. Como jugador y también como aficionado. No hace mucho, como seguidor azul, sin protagonismo en el campo, sentía la frustración de las derrotas. “Sí, claro que me enfadaba, no te voy a mentir. Llegaba a casa con mi hermano Nacho, que estaba también muy cabreado, y nos 'contagiábamos' todos. Pero seguíamos yendo cada fin de semana al estadio, no fallábamos. Yo nunca pitaba al equipo. Pero sí cuestionaba cosas. Ahora que lo vivo desde dentro pienso: 'no tenía que haber dicho esas cosas'. Dentro es más complicado de lo que parece en la grada o por la televisión”. Así resume Jimmy la confrontación entre su etapa como aficionado y la recién estrenada como miembro del primer equipo.

El centrocampista ovetense reconoce que en el vestuario están “sufriendo”. “Está siendo bastante complicado. Solo tenemos un punto de doce, tenemos bastantes cosas que mejorar. Soy del Oviedo, me gusta que las cosas vayan bien, que la afición disfrute, que mi familia esté tranquila, y cuando no es así no se puede estar bien. Hay que cambiar esta situación como sea. En mi caso, se suma todo: soy jugador, aficionado y veo a mi familiar sufrir”, lamenta.

“Noto al equipo muy unido, eso es importante. Estamos con el entrenador, el entrenador está con nosotros. Estamos a muerte con Egea”, sentencia Jimmy. “La presión existe, y más en un club histórico como el Real Oviedo. Cualquier ayuda anímica es bienvenida”, destaca sobre el trabajo con el coach Álvarez Campillo. Este viernes, según desvela el jugador en Deportes COPE Asturias, la plantilla tendrá una segunda sesión.

Jimmy nota las diferencias entre el momento actual y el de su debut hace unos meses. “El año pasado subía del filial, la presión recaía más en otros compañeros con más años en el futbol profesional. La pasada temporada, ante los problemas te intentaban alejar un poco para que no te salpicaran, para que no te preocuparas. Ahora en le vestuario se cuenta con todo para nosotros. Este año hay que dar un paso adelante, ya no somos esos críos del Vetusta, ya tenemos que ser uno más, sumar todo lo posible”, explica el jugador azul.

Lo más