COPE

EL RELATO DE UNA RENOVACIÓN

Una larga historia con el final que todos querían

El cierre del mercado de fichajes acercó el acuerdo entre el Sporting y Nacho Méndez. El club consigue la renovación que perseguía desde hace un año.

Nacho Méndez, tras su renovación con el Sporting

Nacho Méndez sonríe tras su renovación con el Sporting.

Carlos LlamasFoto: @RealSporting

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:18

Las dos partes se querían, pero se habían alejado demasiado. No tanto como para distanciarse del todo. A tiempo de reconducir el desencuentro. Sencillamente, porque el acuerdo era la mejor solución para los dos. Hasta en el momento de máxima tensión, varias voces en Mareo sentenciaban: tienen que entenderse; si no, los dos van a perder este partido.

A veces ocurre: las dos partes desean lo mismo, pero tardan en encontrarse. Se empiezan a separar y, sin darse cuenta, ya ni se miran. Comienza entonces la guerra de los gestos y los eufemismos. Pero esta historia se puede contar con final feliz. Porque el anuncio del Sporting este jueves supone el desenlace ansiado por todos. El año 2025 como horizonte de una relación que empezó en infantiles. Nacho Méndez vuelve a sonreír. Junto a él, Javier Fernández y Javi Rico. Todos se esforzaron en el club para atraer al canterano.

El director deportivo cumplió un doble objetivo con su comparecencia del día anterior. Mostró contundencia en la defensa del club y, a la vez, tendió la mano a Méndez. El mensaje sonó más amistoso que severo. Rico marcó su territorio, el del Sporting, pero, al mismo tiempo, invitó al jugador a volver a casa. Cada respuesta, estudiada. Cada palabra, medida.

El final del mercado, el pasado lunes, era la barrera que había que franquear. Superada la noche, lejos ya Campuzano, cerca Álvaro Vázquez, un único objetivo inmediato centró el interés en los despachos: la renovación de Nacho Méndez. Ninguna de las partes se había planteado seriamente una salida en los días previos. Llegados a este punto, el de la continuidad, ni al club ni al jugador les interesaba confirmar el divorcio.

Los contactos, que nunca se perdieron del todo, aumentaron a partir del martes. Atrás quedaban los entrenamientos al margen del grupo, según el entorno de Nacho, o “el sentido común”, según Javi Rico, traducido en “no ha habido represalia, es un jugador más, entrena en el mismo campo que sus compañeros, no está apartado”. Rico manifestó su derecho a contar con los jugadores que no tienen dudas, esas que Nacho y su entorno alimentaron en las últimas temporadas, cuando ni él ni el equipo tuvieron regularidad. Nacho, muy competitivo, siempre ambicioso, no sorporta el fracaso ni la intrascendencia. Su extensa negativa a renovar quizá se explique solo por el temor a la irrelevancia. Quiere crecer y que el equipo crezca. Su personalidad es fuerte, no es un joven más.

Nacho ya solo esperaba un gesto, un leve acercamiento, verse en Mareo como uno más a las órdenes de David Gallego. Minutos antes de escuchar a Javi Rico, el joven futbolista había realizado una sesión completa junto a sus compañeros. Nacho comió leyendo en su móvil la insistencia del director deportivo: “Quiero renovar a Nacho, el club desea renovar a Nacho. No hay ninguna duda ni como futbolista ni como persona. Yo abro mi teléfono, mi depacho, a él, al representante”. Seguidamente, ya a la tarde, otro entrenamiento completo con el grupo. La leve estrategia de acercamiento resultó exitosa para el Sporting. Algo había cambiado en muy pocas horas. Y entre las sesiones en el campo, varios encuentros y llamadas. Una negociación para encontrarse. Porque en el club nunca dudaron de que Méndez quería renovar. Y el jugador sabía que el Sporting era su mejor opción.

Aseguran todas las partes que en apenas un día todo se agilizó. Unas pocas horas para romper un desacuerdo de meses. Ya se había hablado demasiado desde 2019. El final del mercado, la posición de fuerza del club, la necesidad de contar con Nacho ante la carencia de fichas, el tacto mostrado en la rueda de prensa, la creencia en su fútbol, el complejo año que se le presentaba al canterano sin renovar, el buen inicio de temporada al que Nacho anhelaba sumarse, la vuelta del jugador al grupo en dos sesiones completas. Todo ayudó. El acuerdo era lo mejor para todos. A la firma, ya este jueves, no llegaron a tiempo ni los agentes del centrocampista. Tampoco los familiares. Así de rápido fue el desenlace. A las once de la mañana se tomaron las fotos y se rubricó el acuerdo. Porque los dos querían lo mismo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar