Las Cortes de Aragón modernizan su estructura para ser más ágiles, transparentes y cercanas

Se crea una Oficina de Control Presupuestario y se refuerza la comunicación institucional y la participación ciudadana

Mesa de las Cortes

La Mesa de las Cortes ha pactado un nuevo reglamento y una nueva relación de puestos de trabajo

COPE.ES ZARAGOZA

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 12:05

La Mesa de las Cortes ha aprobado de forma unánime un nuevo Reglamento de Organización y Funcionamiento para adecuar su estructura a las necesidades actuales de un parlamento abierto, transparente y cercano a la ciudadanía. Esta nueva administración parlamentaria conlleva también una nueva Relación de Puestos de Trabajo, que ha sido consensuada con los trabajadores tras más de año y medio de negociaciones, tal y como han explicado hoy la presidenta, Violeta Barba, y las secretarias primera y segunda Julia Vicente y Yolanda Vallés.

Modernizamos la administración parlamentaria para que responda al parlamento ágil, eficaz y transparente que ha de estar al servicio de la ciudadanía”, ha destacado la presidenta, quien ha enmarcado este nuevo paso en el proceso iniciado en su día con la aprobación, también unánime, en junio de 2017, del Reglamento de la Cámara.

Según ha defendido, “el parlamento del siglo XXI tiene que funcionar con normas y esquemas del siglo XXI”. En este sentido, ha recordado que el último Reglamento de organización databa de 2008, pero no llegó a aplicarse por diversas razones, y que la Relación de Puestos de Trabajo había quedado desfasada, tras casi 15 años sin registrar modificaciones sustanciales.

Como principios generales, el nuevo Reglamento persigue una mayor transparencia y publicidad para que la ciudadanía vea garantizados sus derechos; una mayor claridad, accesibilidad y efectividad para lograr el acercamiento de la institución a los aragoneses, así como una agilización y racionalización de los procedimientos.

Además, implica a todos los servicios en el avance de la transparencia y el acceso a la información por parte de la ciudadanía, así como en la implantación de la administración electrónica.

Para cumplir con estos objetivos, se dibuja una nueva estructura con varios cambios relevantes. Por un lado, se crea la Oficina de Control Presupuestario en el servicio de Asuntos Económicos, del que se desligan las funciones de Intervención, “separando así la gestión del control y fiscalización y reforzando la independencia”, según ha subrayado Julia Vicente.

Esta Oficina, muy demandada y que ya fue contemplada en el Reglamento de la Cámara, dará asesoramiento técnico a los diputados y se encargará del seguimiento de los presupuestos para una correcta rendición de cuentas a la sociedad aragonesa.

Entre otras funciones, obtendrá documentación del Gobierno acerca de la aprobación, ejecución o liquidación del presupuesto, modificaciones presupuestarias, subvenciones y contratos, endeudamiento, así como cualquier otra cuestión que repercuta en los ingresos y gastos públicos. Será, tal y como ha destacado Yolanda Vallés, “un canal directo y abierto para la obtención de información presupuestaria y su traslación a los diputados y a la ciudadanía”.

Por otro lado, se pone en marcha un Servicio de Comunicación y Participación, bajo la premisa de que “la transparencia y la participación son fundamentales para la confianza de la ciudadanía en sus instituciones” y constituyen “principios rectores de la administración parlamentaria en su día a día”.

De esta forma, se adapta la organización parlamentaria al trabajo que ya viene desempeñándose, como parlamento abierto, para la gestión eficaz del Portal de Transparencia y para la coordinación de los nuevos mecanismos de participación (audiencias legislativas, iniciativas y enmiendas ciudadanas), así como para la proyección exterior de la institución y la relación con los medios de comunicación como intermediarios con la ciudadanía.

En otros ámbitos de actuación administrativa se plantea una gestión conjunta. Por ejemplo, a la documentación parlamentaria, de fundamental interés para las Cortes y para los diputados, se une la biblioteca, el archivo y la custodia y cuidado del valioso fondo documental histórico de la institución.

En el resto de las áreas, las actuaciones corresponden a los servicios de Gobierno Interior y coordinación administrativa (procedimientos de gestión, contratación y personal), Informática y Nuevas Tecnologías, y al Servicio Gestor del Palacio de la Aljafería, encargado del monumento y de la gestión cultural. A ellos hay que añadir los Servicios Jurídicos, que se integran en la Secretaría General y que dependen directamente de la Letrada mayor.

Según han trasladado las dos secretarias de la Mesa, Julia Vicente y Yolanda Vallés, el nuevo Reglamento de Organización trae como consecuencia una actualización de la Relación de Puestos de Trabajo, que ha sido consensuada con la Mesa de Negociación, donde están representados los trabajadores de la Cámara, en un proceso participativo que se ha prolongado durante más de año y medio.

Los procedimientos derivados de esta nueva RPT se irán haciendo de forma escalonada a través del examen por la Mesa de las diferentes situaciones y fijando las prioridades también en negociación con la Junta de Personal. El órgano rector de la Cámara ha constatado que el coste de la misma puede ser prácticamente cubierto por el Capítulo I actual, que ronda los cinco millones de euros. No obstante, se señala que tras la amortización de puestos y la redistribución de vacantes, y para la creación de nuevos puestos, se ha previsto, en caso de ser preciso, una dotación total de unos 105.000 euros.  

Síguenos en Twitter: @CopeZaragoza

Lo más