180 alumnos aragoneses aprenden “La lección más grande del Mundo”

La iniciativa de UNICEF y UNESCO pretende que niños y educadores trabajen los Objetivos de Desarrollo Sostenibles

Celaa ODS 1

La Ministra de Educación en Funciones, Isabel Celaá, ha participado en el encuentro, en el Instituto Avempace de Zaragoza

MARTA LÓPEZZARAGOZA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:13

Andrea Domingo, Ada Aranda, Nicolás Cuezva, Ávaro Marco, Julia Bri tienen entre 14 y 15 años. Estudian 3º y y 4º de la ESO en el Instituto Avempace. Están convencidos de la importancia de combatir el cambio climático, la pobreza y luchar por los derechos humanos. Lo han trabajado en clase y hoy han expuesto sus propuestas y conclusiones ante la ministra de Educación, Isabel Celaá; los responsables de Unicef en España y Aragón; y el consejero de Educación, Felipe Faci.

Forma parte de la iniciativa “La lección más grande del mundo”, que UNICEF y UNESCO están desarrollando en todo el mundo para que niños y educadores puedan conocer y trabajar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se cumplen 30 años de la Cobnvención sobre los Derechos del Niño. Y ahora las miras están puestas en el año 2030 para que esta lista de propósitos se convierta en una realidad.

Gustavo Suárez, presidente del Comité Español de Unicef, asegura que los jóvenes deben tener “un papel primordial” en esa Agenda 2030. Se trata de que “los estudiantes se comprometan con los ODS y nos sugieran las ideas que como líderes del futuro les van a comprometer”.

Y así lo han hecho. Andrea Domingo ha preguntado a las autoridades presentes “qué vamos a hacer para ahorrar energía”. “Nos toca muy de cerca, nuestro instituto gasta muchísima calefacción y luz y queremos convertirlo en un centro sostenible”. Cuestiona, además, que no haya suficientes plazas de Formación Profesional o el precio excesivo de algunas matrículas.

Ada Aranda echa en falta más educación sexual. Y apunta también a la necesidad de “ayudar al medio ambiente con nuestros propios medios”, con propuestas como “reducir el consumo de carne, cuya industria produce mucho CO2”. Pero tiene claro también que “son los políticos los que tienen que afrontar el problema porque tienen los recursos y el presupuesto”.

En este sentido, Nicolás Cuezva apunta la necesidad de “dejar de hablar y de formular falsas promesas para hacer cosas y solucionar problemas”. Es consicente de que la ONU se ha marcado unos objetivos “ambiciosos”, pero está convencido de que “si nos marcamos objetivos pequeños, nunca lo conseguiremos, cuanto más altos los marquemos, más alto llegaremos”.

La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, considera esta iniciativa “importante para conseguir un mundo ambientalmente prudente, económicamente sólido y, desde luego, equitativo”.

El Gobierno de Aragón, por su parte, ya trabaja en algunos de estos objetivos, con el proyecto Ebro 2030 y el desarrollo de un “campus digital para proyectos innovadores en materia de FP que está siendo una referencia para otras comundiades autónomas”, como apunta el consejero de Educación, Felipe Faci.

Síguenos en Twitter: @CopeZaragoza