El Consejo Aragonés del Clima quiere una Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica a partir de 2020

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy una declaración institucional que sitúa el cambio climático en eje de todas sus políticas

Consejo

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:18

El pasado 12 de febrero el Gobierno de Aragón aprobó, en Consejo de Gobierno, la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático Horizonte 2030, consecuencia de la firme adhesión del Gobierno de Aragón al Acuerdo por el Clima alcanzado en la Cumbre de París, así como a las prioridades políticas europeas y nacionales que se derivan del mismo y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Esta estrategia constituye el marco referencial en Aragón para el desarrollo de las políticas públicas y las medidas necesarias, dentro del marco Horizonte 2030, para la mitigación de los gases de efecto Invernadero (GEI) y la adaptación al cambio climático en las actividades desarrolladas en nuestro territorio.

De la aprobación de esta estrategia se derivan la constitución del Consejo Aragonés del Clima, que hoy ha celebrado su primera reunión; el Plan de Acción del Gobierno, con compromiso de elaboración en el primer semestre de 2020, para lo que se convoca la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático y la Ley Aragonesa de Cambio Climático y Transición Ecológica, cuya redacción también se iniciará en enero de 2020.

El Consejo Aragonés del Clima cuenta con representación de todos los sectores de la sociedad aragonesa. Está compuesto por 27 miembros (de los que forman parte, además del consejero Olona y de la directora general, Marta de Santos, cinco vocales que representan a varios departamentos del Gobierno de Aragón), la Universidad, el CSIC, la FAMP, los agentes sociales; ECODES; Colegios profesionales, AEMET y empresas.

Para reforzar este compromiso, el Consejo de Gobierno de Aragón ha aprobado hoy la Declaración Institucional en materia de cambio climático y desarrollo sostenible, en la línea de las aprobadas en el Congreso y en el Parlamento europeo.

Es una declaración que sirve para situar la actuación frente al cambio climático como el eje central de todas las políticas del Gobierno, liderando el cambio necesario en la sociedad aragonesa, otorgando a este reto la verdadera dimensión y atención que merece. Apuesta por un territorio en el que personas y ecosistemas aumenten su resiliencia en un escenario del cambio climático, mejorando su salud, la calidad de vida y estado de conservación, y en el que la consecución y consolidación de un modelo económico bajo en carbono, contribuya a evitar la despoblación y al desarrollo sostenible y competitivo del territorio.

Tanto el Presidente de Aragón, Javier Lambán, como la directora general de Cambio Climático, Marta de Santos han presentado estas y otras iniciativas, en el marco de la puesta en marcha del Consejo Aragonés del Clima, recordando que el pasado mes de febrero, el ejecutivo aprobó la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático Horizonte 2030, marco referencial en Aragón para el desarrollo de las políticas públicas y las medidas necesarias para la mitigación de los gases de efecto Invernadero (GEI) y la adaptación al cambio climático en las actividades desarrolladas en nuestro territorio.

Con la Declaración institucional aprobada hoy se trabajará para revertir el cambio climático de manera transversal en todas las áreas de actividad e insta a todos los ayuntamientos de Aragón y a las demás administraciones públicas, instituciones y entidades del sector público a adoptar medidas de acción climática, a través de planes o estrategias, de manera que la suma de todas las acciones ayude a alcanzar los objetivos marcados en la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático, avanzando hacia una economía descarbonizada.

A juicio de Lambán, todos los sectores económicos estratégicos de Aragón están implicados en un cambio de modelo, que va desde la Agroalimentación con el problema de los purines, a la automoción, la logística y el transporte o las energías. Y aunque son varias las medidas y políticas impulsadas, como la Agenda 2030, se persigue que en la elaboración de la futura Ley aragonesa, conlleve una intensa participación y cooperación de toda la sociedad aragonesa y de la comunidad científica para que en el diseño y aplicación de todas las políticas públicas sea tenida en cuenta la perspectiva del impacto del cambio climático, implementando así, las medidas necesarias de mitigación de emisiones, de adaptación y resiliencia para cumplir con nuestros objetivos”.

Lo más