Cambiar Sabiñánigo lamenta que el Ayuntamiento haya dado un paso atrás en la prohibición de granjas de porcino

Javier Sadornil considera que este sector sobredimensionado puede ocasionar graves perjuicios económicos

Javier Sadornil

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:35

Cambiar Sabiñánigo lamenta que el Pleno municipal no haya mantenido su decisión de prohibir la implantación de nuevas granjas industriales o intensivas de porcino en el municipio de Sabiñánigo, manifiesta en nota de prensa.

La modificación del PGOU que se ha acordado realizar para regular esta actividad supone una mejora de la normativa anterior al prohibir la actividad en espacios protegidos y ampliar hasta los 1.500 metros las distancias a núcleos rurales. Pero, como manifiesta Javier Sadornil, concejal y portavoz de Cambiar Sabiñánigo, “resulta menos restrictiva que la vigente en el municipio de Jaca donde la distancia mínima es de 2.200 metros, y sigue dejando las puertas abiertas a una actividad económica que genera graves perjuicios medioambientales, a la salud pública y a otros sectores económicos como el turístico”.

Desde Cambiar Sabiñánigo se recuerda que el Ministerio de Transición Ecológica cuantifica en un 46% los acuíferos de nuestro país que sufren contaminación por nitratos procedentes del uso de fertilizantes y del estiércol de granjas ganaderas,que el Gobierno de Aragón viene ampliando la lista de términos municipales declarados como zonas vulnerables a la contaminación de las aguas que provocan estas actividades,y que los técnicos de la CHE han advertido de que los efectos de este tipo de contaminación sobre los acuíferos son prácticamente irreversibles.

Javier Sadornil, considera “que al tratarse de un sector sobredimensionado no solo socaba la base material de la vida humana, sino que al destinarse fundamentalmente a la exportación y tratarse de un actividad fácilmente deslocalizable, puede acabar desinflándose bruscamente y generar graves perjuicios económicos”

En beneficio del interés de la población, Cambiar Sabiñánigo considera que la información disponible exige -por prudencia- prohibir la implantación de nuevas granjas de porcino. Por lo que emplaza a los representantes públicos a reconsiderar la decisión acordada y a adoptar la prohibición como la medida más responsable en esta materia, concluye el escrito.

Lo más