Huesca acoge el acto del 41 aniversario de la Constitución Española

Se ha celebrado en la Subdelegación de Gobierno

Acto de celebración

Acto de celebraciónHUESCASUBDELEGACION

COPEHUESCA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:41

Los valores de la constitución, el fanatismo y la igualdad entre géneros han sido los temas centrales del discurso de la Subdelegada de goierno en huesca, con motivo del acto institucional de celebración del 41 aniversario de la constitución española.

Representantes institucionales, políticos y sociales, entre otros, han asistido al acto institucional de celebración de la Constitución, que se ha desarrollado en la sede de la Subdelegación de Gobierno en Huesca, donde su máxima responsable, Isabel Blasco, ha pronunciado un discurso en el que ha resaltado los valores de la Carta Magna y su voluntad de garantizar la convivencia, consolidar el Estado de Derecho, proteger a todos los españoles y pueblos de España, promover el progreso de la cultura y de la economía, establecer una sociedad democrática avanzada y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas entre los pueblos de la Tierra.

También ha hablado de la demoracia y ha dicho que nos avisa de actitudes fanáticas. En concreto, ha manifestado que “la democracia y la ética laica son las corrientes de actividad humana que mejor aceptan la duda, la pluralidad de las opiniones y la incertidumbre” y “gracias, y a veces a pesar de esta discrepancia, funciona la Democracia, porque nos obliga a la búsqueda del bien común y nos avisa que las actitudes fanáticas se alimentan de la ausencia de duda”. Ha añadido que “no es el contenido de los principios lo que hacen fanáticos a los ciudadanos, las sociedades o las políticas, sino la actitud que todos ellos tienen ante esos principios”.

La igualdad de género ha sido otro de los temas centrales de su discurso, en el que ha destacado que “necesitamos políticas aperturistas y de no negación de problemas que nos afectan exclusivamente a nosotras y a nuestros entornos, por nuestra condición de género y esta dilución formal de estos problemas, deben encontrar rechazo frontal y organizado”. Considera que “la igualdad entre los dos géneros no puede ser líneas vacías en los ordenamientos funcionales, sino una lucha social de defensa” y “no se puede, ni se debe, dejar sola a la mitad de la población, ante actitudes añejas que están separadas de una sociedad culta y moderna, con un único motivo de ostentar el poder en las instituciones”.

Ha recordado que hoy hay 54 mujeres menos, que han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y a 2 niños asesinados por sus padres. Una realidad, ha dicho, que “no podemos ni esconder ni maquillar”.

Lo más