• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

ECONOMIA

El consumo tira de la economía andaluza , que crecerá el 2,1% en 2019

Observatorio Económico de Andalucia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:52

 La economía andaluza ha moderado la desaceleración gracias al tirón del consumo, tanto de los residentes como de los turistas, que ha superado a la evolución en el resto de España, por lo que el Observatorio Económico de Andalucía (OEA) ha elevado en una décima, hasta el 2,1 %, la previsión de crecimiento del PIB en 2019.

También ha mejorado la previsión de crecimiento económico andaluz en el primer trimestre hasta el 0,8 %, tres décimas más que en el trimestre anterior, y en una décima el objetivo anual al pasar del 2 % al 2,1 %, al tiempo que pronostica una subida del empleo del uno por ciento, según el informe del OEA del primer trimestre de 2019.

Este "aparente cambio de tendencia de la economía andaluza", que mejora respecto a las previsiones pero sin dejar atrás el freno mostrado en los últimos trimestres, se debe al empuje del consumo de los turistas y también de los residentes, al sector exterior y a la mejora del mercado de trabajo.

En el tirón del consumo ha repercutido la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales, ya que el impacto es mayor en Andalucía porque hay salarios más bajos y a corto plazo implica un aumento del gasto, pero a medio y largo plazo puede afectar al empleo, ha explicado el presidente Observatorio Económico de Andalucía, Francisco Ferrero.

Además de la positiva evolución del consumo de los residentes, destaca el de los turistas, que supera al de España marcando un elemento diferencial como lo reflejan el número de viajeros alojados en establecimientos hoteleros, con una subida del 5,1 % interanual frente al 1,5 % nacional, y un incremento del transporte aéreo con un alza del 12 %, el doble que la media española.

También han crecido por encima de la media nacional algunos indicadores del consumo de los hogares como la actividad de los servicios hasta el 6,2 %, el consumo de gasolina y el comercio al por menor.

El sector exterior también ha aportado a la economía andaluza un saldo positivo por la caída de las importaciones y la subida de las exportaciones, aunque Ferraro ha precisado que estos datos no incluyen los referidos a España.

Menos positiva que el consumo ha sido la evolución de la inversión y, de hecho, se mantiene una tendencia de moderada desaceleración en el indicador de confianza empresarial.

El crecimiento de la economía se sustenta sobre todo en los servicios y las actividades más dinámicas son informática y comunicaciones, hostelería, transportes, educación y en menor medida, sanidad.

Destaca el comportamiento de la industria, que se recupera con un aumento de la producción del 1,7 % interanual, lo que se explica por el impuso de las actividades manufactureras, que son las que generan más valor añadido, ha destacado Ferraro.

La construcción mantiene la senda de crecimiento interanual, por encima de la media española, si bien se frena de forma significativa entre el cuarto trimestre de 2018 al primero de 2010 al pasar del 24 % al 12 % de crecimiento, y esto se refleja en la caída de la licitación oficial, aunque se incrementa hasta el 34 % los visados de obra nueva, lo que es "positivo para el futuro", ha precisado.

El presidente de la OEA no ha querido "enjuiciar" la labor en materia económica del Gobierno andaluz del PP y Ciudadanos porque lleva pocos meses al frente de esta comunidad y, además, ha coincidido con un período electoral, por lo que ha considerado que el efecto de sus medidas ahora es "más bien limitado" y el impacto se verá más adelante.

Preguntado por la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, aprobada por el Ejecutivo andaluz, ha señalado que no tiene mucho efecto en la recaudación fiscal, y ha precisado que el OEA no ha analizado las medidas fiscales del Ejecutivo y, por lo tanto, no se podía pronunciar al respecto.

Lo más