Boletín

SANIDAD

Una enfermera agredida: "Siempre estoy alerta, con miedo por si vendrá"

Este jueves es el Día contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario y, según datos de CSIF, en Málaga se registra una cuarta parte de los casos de Andalucía

Carmen Cerbán

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:42

Málaga es la provincia andaluza con más agresiones a trabajadores del sector sanitario. Según datos del sindicato CSIF, en 2018 se registraron aquí 309 agresiones -casi una al día de media- y 90 más que en el año anterior. Esos 309 casos suponen una cuarta parte de todos los que se producen en la comunidad. Este jueves es el Día contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario.

Y la tendencia va al alza: en 2016 se registraron 180 casos, dos años después se han superado los 300. En las cifras de agresiones, destaca cómo las víctimas suelen ser mujeres, tres de cada cuatro agresiones al personal sanitario las sufren mujeres. Precisamente, una de ellas es una enfermera que trabaja en la sanidad pública en la provincia. Hace casi un año, el 22 de abril de 2018, en el centro recibieron un aviso y salieron de urgencia, en ambulancia, a atender a una mujer que se había desvanecido y estaba tirada en el suelo inconsciente. Su hijo llamó a Emergencias y acudieron en la ambulancia, entre otros, esta enfermera. Cuando la paciente recuperó la consciencia, comenzaron los insultos y también las agresiones.

Esta enfermera recibió una patada en el pecho que la dejó sin aire y le provocó importantes lesiones... ella misma nos lo ha contado en 'Herrera en COPE MÁS Málaga', aunque no ha querido dar su nombre por temor a represalias: “Además de las psicológicas, las lesiones físicas fueron bastante dolorosas: la luxación de una costilla, y daños en vértebras y clavícula”.

La agresora fue condenada en un juicio rápido que se celebró al día siguiente: cuatro meses de cárcel (que no ha cumplido por carecer de antecedentes) y una indemnización (que casi un año después no ha pagado). Ahora, esta enfermera trabaja con miedo: “Siempre estás alerta, pensando si vendrá -la agresora-, dónde estará... estás con miedo y con la alerta puesta”.

Asegura que las agresiones físicas (de mayor o menor gravedad) y, sobre todo, verbales son una constante en su trabajo... por la poca paciencia de algunos usuarios de la sanidad pública y por otros motivos: “Las horas de espera tienen que ver con que falta personal”.

Lo más