Boletín

MÁLAGA

“Hasta que el problema del niño se soluciona, no se va de la casa de su familia de acogida”

En el Día Internacional de la Familia, conocemos a una familia de Marbella que ha acogido a once niños en nueve años

Audio

Carmen Cerbán

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:58

Este miércoles, 15 de mayo, es el Día Internacional de la Familia y la historia la protagoniza una familia acogedora. Mari Carmen y Juan Antonio son un matrimonio de Marbella. Llevan media vida juntos, una hija de 26 años que vive con ellos en casa y que ha sido la hermana mayor, ni más ni menos, que de once niños. No son los hijos de sus padres; son los niños a los que sus padres han acogido en casa desde 2010, a través de la asociación Hogar Abierto.

ONCE NIÑOS EN NUEVE AÑOS

Aquel año se convirtieron en familia acogedora, a la que las administraciones recurren cuando necesitan de urgencia derivarles a algún pequeño para una acogida temporal. Como señalábamos, la familia de Mari Carmen Calvo ha acogido en nueve años a once niños. La última, una bebé de seis meses que llegó a su casa con cuatro y que todavía sigue con ellos. Siempre sabe cuándo llegan, pero no cuando se van: “Lo mismo puede estar días que puede estar años, como nos ha pasado; un niño llega con un problema y hasta que se soluciona ese problema no se va de la casa”.

COMO HIJOS PARA ELLA

Dice Mari Carmen que esos niños son como hijos para ella, y que afortunadamente ha conseguido mantener el contacto: “Nosotros con los que hemos mandado en adopción mantenemos el contacto, pero no inmediatamente”. “Hay que darle un tiempo para que ese niño nos olvide porque, si no, sufriría mucho, ya no por nosotros porque un adulto, aunque sufra, se recupera; pero lo que un niño vive en su infancia no se se recupera, por eso hay que hacerla la vida lo más agradable posible”.

Mari Carmen, desde su experiencia, anima a todas las familias a convertirse en familia acogedora, a través de asociaciones como Hogar Abierto. Y todo para hacer felices a los niños: “Todos tienen mucha suerte de llegar a las familias de acogida porque, realmente, les damos cariño, amor y les cubrimos todas sus necesidades porque un niño no te pide nada”.

Lo más