SUCESOS

Desmantelan una fábrica clandestina de tabaco en Sedella

Los investigadores han intervenido más de 54.000 cajetillas en una operación con siete detenidos de los que seis de ellos están ya en prisión

La vivienda está situada en una zona de difícil acceso de la sierra de la Axarquía.

La vivienda está situada en una zona de difícil acceso de la sierra de la Axarquía.

Redacción COPE Málaga

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 16:53

Cae una organización que había montado una fábrica clandestina de tabaco en Sedella, aquí en la provincia de Málaga y que fabricaban los cigarrillos y también en el municipio cordobés de Aguilar de la Frontera, en una nave industrial, almacenaban la mercancía. En la operación, los agentes han intervenido más de 54.000 cajetillas de una conocida marca. Hay siete detenidos, todos ya en prisión salvo uno. El tabaco que fabricaban lo vendían no solo en España, también en otros países de la Unión Europea.

La investigación comenzó en marzo del año pasado, tras una información que apuntaba a que un hombre ruso había llegado a España para trabajar en una fábrica clandestina de tabaco en la provincia de Málaga. Las pesquisas llevaron hasta una zona de difícil acceso, en la sierra de la Axarquía. Seis personas se encargaban de vigilar la finca y una nave contigua que estaba todo insonorizado para evitar el ruido de las máquinas, los generadores y los generadores de corriente. Siguiendo a los vehículos que entraban y salían, localizaron otra nave en la provincia de Córdoba. Al final, siete detenidos y 54.000 cajetillas de tabaco intervenidas.

SISTEMAS DE INSONORACIÓN

La nave del término municipal de Aguilar de la Frontera estaba destinada para almacén y en ella se hallaron muestras de cartonaje de la misma marca de tabaco intervenida en el camión, mientras que la nave ubicada en Sedella estaba destinada a la fábrica y en su interior se encontró material suficiente para el proceso total de fabricación de cigarrillos a partir de picadura en granel. Además, se apreciaron sistemas de insonorización que evitaban que el ruido de las máquinas, de los extractores y de los generadores de corriente fueran detectados desde el exterior.

La investigación ha dirimido que el producto final era distribuido en furgonetas principalmente por Andalucía, de hecho algunos vehículos estaban únicamente destinados a realizar el transporte de la nave empleada como fábrica a la que hacía de almacén.

En directo2